Hundertwasser, constructor de espacios dispensadores de felicidad. Parte 2

Hundertwasser, constructor de espacios dispensadores de felicidad. Parte 2H

Consta de 3 partes


1era parte  https://hugoklico.blogspot.com/2019/05/hundertwasser-constructor-de-espacios.html

2nda parte https://hugoklico.blogspot.com/2019/05/hundertwasser-constructor-de-espacios_27.html


3era parte y final:  https://hugoklico.blogspot.com/2019/05/hundertwasser-constructor-de-espacios_28.html

Textos

Hundertwasser Oeuvre Texts Exhibitions v Contacto \  Renuncia

¿Por qué un ser humano no puede hacer lo que necesita hacer, como una flor?

Hundertwasser en Hundertwasser
¿Qué necesita un hombre para ser feliz? La progresión es retrogresión y ésta se convierte en progresión. Mi pintura es, creo, completamente diferente porque es pintura vegetativa. Una de las razones por las que otras personas no quieren pintar vegetativamente o quieren adoptar un modo de vida vegetativo es porque comienza de manera demasiado modesta, no tiene un gran papel o rollo de tambor; al contrario, crece de manera bastante lenta y simple, y eso no apela a nuestro orden social, la gente quiere resultados instantáneos basados ​​en el principio de tala y quema.

Me gustaría, y lo hago muy instintivamente, dar un ejemplo para la gente, pintar para ellos el paraíso que cada uno pueda tener, que solo necesite captarlo.
El paraíso está ahí, pero lo destruimos. Quiero mostrar que básicamente es simple tener el paraíso en la tierra.
Todo lo que prometen las religiones y los dogmas y los diversos credos políticos es una tontería.Y allí, por supuesto, entro en conflicto con la sociedad, que me interpreta mal.
Creen que es una excentricidad, solo un truco publicitario, pero olvidan que eso es parte de mí mismo, que esa es mi forma natural de expresión.
El colorido, lo abundante, lo múltiple, siempre es mejor que el gris mediocre y la uniformidad.Solo aquellos que piensan y viven creativamente sobrevivirán en esta vida y más allá.


 Performance art

No sobrevivirás si no amas al árbol como a ti mismo”


En la abadía de Sckau (Estiria)Antes de la lectura del Manifiesto del Enmohecimiento.

 El 4 de julio de 1958 celebró en la abadía de Seckau un controvertido manifiesto “Verschimmelungs-Manifest”, denominado también ‘Manifiesto del Enmohecimiento contra el racionalismo de la arquitectura”.
Este Manifiesto es “su postura fundamental” en materia de sociología del hábitat y de convicción naturista.
“El moho es la metáfora del poder creador de la naturaleza. Al germinar, sometido a su ley orgánica de expansión, hará fermentar las estructuras y reventar la línea recta en la casa. Cada habitante debe cultivar su propio moho doméstico. Esta poderosa imagen se materializará en conceptos estructurales sucesivos. El hombre, si quiere vivir en armonía con la naturaleza, debe tomar conciencia de su derecho más innato: el derecho al diseño individual de la fachada de su casa”.
Este manifiesto recupera los temas del transautomatismo, desde el punto de vista del hábitat individual y colectivo. Realizó una performance desnudo, promocionando un toilette ecológico, el cual permitía ahorrar agua.

1959. Primer addendum del ‘Manifiesto del Enmohecimiento’ y que incluye una lista de construcciones ’sanas’ que el autor juzga ejemplares para la época actual: entre ellas, Antonio Gaudí en Barcelona.
Junto con Arik Brauer (1929), Rudolf Hausner (1914-1995), Wolfgang Hutter (1928-2014), Anton Lehmden (1929-2018) y Fritz Janschka (1919-2016), todos ellos alumnos de Albert Paris Gütersloh (1887-1973) en la Academia de Bellas Artes de Viena, fue uno de los fundadores de la Wiener Schule des Phantastischen Realismus (Escuela Vienesa de Realismo Fantástico) fundada en Viena en 1946. ​


Dibujo informativo sobre la construcción y La utilización de los aseos de humus de fabricación propia.

Gracias a la ayuda de su amigo Siegfried Pope (uno de sus primeros coleccionistas), es nombrado profesor en la Escuela de Bellas Artes de Lerchenfeld (Hamburgo). 
Ocupa su plaza en octubre y exhorta en vano a los alumnos a que abandonen la escuela. Tres meses después encuentra una ocupación para ellos: durante dos días y dos noches, pintarán en las paredes del aula, en la puerta y en las ventanas, una línea interminable a lápiz, a la tinta y al óleo. Trazaron “La línea de Hamburgo”.

Uno de los fundadores de la escuela Vienesa de realismo Fantástico Ernst Fuchs (1930-2015) y el artista informal abstracto Arnulf Rainer (1929), aceptan fundar con él el ‘Pintorarium’: una academia universal ideal, “a mitad de camino entre el urinario, el centro de creatividad y la pinacoteca… Una patria para todas las personas creativas, sin discriminación alguna por el tipo de arte, sus orientaciones generales o su filosofía…”.Completa ‘”La gramática de ver”: andar descalzos, una vida libre de obligaciones económicas alimentándose de cereales, la práctica del narcisismo como única forma de altruismo.

1967. En Munich, el 12 de diciembre, en un acto del Pictorarium pronuncia su discurso “Al desnudo” abogando por la tercera piel.“Es muy difícil. Estamos expuestos a todo cuando no tenemos nada encima. Pero el triunfo es grande… Lo sería si nuestro gobierno tuviera también la valentía de hablar desnudo en público.Es muy reconfortante cumplir con el deber. Yo me siento muy bien”.  

1968. En Viena, protesta de nuevo desnudo contra la estéril arquitectura rectilínea como preámbulo a la lectura del manifiesto “Los von Loos” (apartándose de Loos). En 1908, Adolf Loos (1870-1933) había manifestado en Viena que ‘la ornamentación es un crimen’, como reacción a los excesos florales de Jugendstil. La arquitectura racionalista recuperó este mensaje para formar su credo. Hundertwasser quiere tranquilizar al ciudadano y provocar en él el deseo de ejercitar su derecho a la ventana, tomando partido por el valor decorativo de la arquitectura.(2)

1972. Publicó otro manifiesto “Your window right — your tree duty”,  en el que sugería que plantar árboles en entornos urbanos debía ser obligatorio.
… Hoy en día la posición de su pintura es singular e incomparable.Wieland Schmied
Se compra en Sicilia un viejo velero de madera con el que viaja a Venecia. Tras la restauración el “San Giuseppe T” pasa a llamarse“Regentag” -día de lluvia-. Anclado en la laguna de Venecia, Hundertwasser lo visitará, vivirá, trabajará en él, es decir sobre el agua, y recorrerá las costas del Adriático, durante los siguientes 5 años.Nuevo cambio de nombre: “Friedensreich”(reino de la paz),  “Hunderwasser Regentag” (día de lluvia). Más adelante en el tiempo añadirá el de “Dunkelbunt” (colores vivos, un poco tristes, como animados por un fulgor que viene de las profundidades).

1972.Pierre Restany (1930-2003) autor de una de las más completas biografías de Hunderterwasser (editorial Taschen) nos indica que “…en este año comienza su gran cambio ideológico; donde a la envoltura de las tres primeras pieles, vendrán a sumarse otras dos:la cuarta piel del hombre es el entorno social(desde la familia a la nación, pasando por los amigos que uno elige). (3)
Y la quinta piel sería la planetaria: el destino de la biosfera, la calidad del aire que respiramos, el estado de la corteza terrestre que nos nutre y fomenta nuestra existencia”.
Hundertwasser es ya un pintor de éxito, con más de 20 años de carrera.

Publica su manifiesto “Tu derecho a la ventana – tu deber al árbol”. 

Este manifiesto supone la reanudación de su actividad ideológica militante. Es un discurso ideológico gestado en 1958, y que supone el comienzo de toda una serie de acciones, que completarán la receta de la felicidad en la tierra… Hundertwasserdeclarará también la guerra a la contaminación en todas sus formas: la polución atmosférica, el peligro nuclear, los atentados contra la naturaleza y la destrucción del patrimonio cultural.

Primer boceto del árbol inquilino.


Tinta y acuarela sobre papel, 33 x 21 cm. Viena 1973
Los Árboles Inquilino No Duermen. Los Árboles Inquilino Permanecen Despiertos” Técnica mixta,
38 x 38 cm, Túnez, 1973.
La naturaleza libre debe crecer allí donde cae la nieve o la lluvia. Allí donde todo está blanco en invierno, todo debe estar verde en verano. Lo que es paralelo al cielo pertenece a la naturaleza -hay que plantar árboles en las calles y en los tejados-; en la ciudad tenemos que volver a respirar el aire del bosque… La relación hombre-árbol debe adquirir dimensiones religiosas.
   


Un habitante ha de tener derecho a asomarse a la ventana y a dar forma según sus preferencias -hasta donde alcance su brazo- a la fachada exterior.

1974. Participa en una campaña en Australia a favor del proteccionismo de la naturaleza. Dibuja el cartel “Conservation Week”.
1979. El manifiesto “La Santa Mierda” (en la comuna suiza Pfäffikon del cantón de Zúrich). “La mierda se convierte en tierra que reposa sobre el tejado -se convierte en hierba, bosque y jardín-, la mierda se convierte en oro… El círculo se cierra y deja de haber deshechos… el elemento constitutivo de nuestra resurrección… la mierda es nuestra alma”.

1980. Poster de Hundertwasser apoyándola iniciativa de los opositores a la energía nuclear austríaca y el referéndum de 1980, entre otras propuestas se pedía la conversión de la central nuclear Zwentendorf a una central calórica. Ya en 1978 Hundertwasser había escrito un “manifiesto antinuclear”. La impresión en offset del poster de 59,4 x 84 cm fue en 10 colores con estampado de metal. Impreso en Alemania y publicado por Gruener Janura AG, Glarus.

1980. El alcalde de Washington D. C., Marion Barry Jr., proclama el 18 de noviembre “Dia de Hundertwasser”.
El artista planta oficialmente los doce primeros árboles en Judiciary Square, de los cien previstos. Regala al alcalde el primer ejemplar de su cartel ‘Plantad árboles-luchad contra el peligro nuclear’, que ha confeccionado para la campaña ecológica de Ralph Nader(1934) activista y abogado estadounidense de origen libanés que se opone al poder de las grandes corporaciones y ha trabajado durante décadas a favor del medio ambiente y los derechos del consumidor.




Cartel de Hundertwasser ‘Arca de Noé 2000,Somos huéspedes de la naturaleza, actúa en consecuencia’

Hundertwasser pronuncia varios discursos, uno de ellos en el Senado de los Estados Unidos, a favor de la ecología, contra la energía nuclear y en pro de una arquitectura más respetuosa con la Naturaleza y con el hombre.
1981Un texto redactado en este año, ‘Zell and See’ (El color de la arquitectura, que no llega a pronunciar) culmina lo expuesto en el manifiesto ‘Los von Loos’ del 68.
“La naturaleza posee esencialmente dos colores. El verde de la vegetación y el negro o marrón oscuro de la tierra y la sombra. El hecho de que el verde y el negro sean colores que se complementen es de capital importancia en la arquitectura… Cuando permitamos que la naturaleza vuelva a pintar las paredes, entonces serán humanas y podremos empezar una nueva vida”.

1982. Año del Water plant purification system”. El sistema de depuración del agua con plantas acuáticas, que se inspira en la técnica de la doctoraKäthe Seidel (1907-1990). El ciclo orgánico de la casa ecologista-naturista funciona cuando el humus de los aseos alimenta la hierba del tejado y los árboles inquilino en las ventanas. Esta vegetación recoge el agua de la lluvia, que se incorpora el circuito de la alimentación doméstica. Las plantas acuáticas de filtrado purifican el agua sucia”… Para Hundertwasser la evolución conduce al hombre a su perdición.

Cartel de Hundertwasser ‘Los niños y el medio ambiente’,Para el programa ecológico de las
Naciones Unidad, Nairobi, 1988

Las pieles del hombre

El hombre tiene cinco pieles: nace con su primera piel, la segunda es su vestimenta, la tercera es la fachada de su casa, luego su identidad y la última la tierra. 
1.-Epidermis

2.-Ropa

3.-Casa o arquitectura

4.-Identidad

5.-Tierra


La primera piel es la epidermis

“La epidermis es la zona membranosa más cercana al yo interior, la que encarna la desnudez del hombre y del pintor.
Esa primera piel no sólo es la de la epidermis sino la de la infancia: ese lugar en el que nos conformamos a nosotros mismos. Hundertwasser decide aceptar esa su primera piel: “Como hijo único, me sentía responsable hacia los demás, quería demostrarles que sabía pensar, actuar, ser… mejor”. Al aceptar esos defectos, esa primera piel, aprende a aceptarse a sí mismo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1%2Blas%2Bpieles.gif

Así llega a su principal descubrimiento: El camino a la felicidad en la belleza, en el mundo de lo orgánico y de lo elemental. Hemos dejado de ser la semejanza de Dios y nuestra existencia ya no está justificada. En verdad, estamos muertos (…). Ya no vivimos de nuestra propia fuerza, nos alimentamos de un conocimiento largamente deteriorado…Aplastamos la última parte de la vida, la rebelión, la vida verdadera, espontánea y variada (…), primero a través de la nivelación general. Nuestro sistema educativo es el asesinato metódico. El arte posterior a 1950 se atreve a ofrecer más lucidez que ciencia, más seguridad que religión, dinero y armas.

La segunda piel es la ropa

Hundertwasser fabricaba su propia ropa. Su figura desgarbada, con trajes realizados con fragmentos de diferentes telas, empieza a ser una figura familiar en las exposiciones y eventos. Su ropa denuncia los tres males de la segunda piel: La uniformidad, la simetría en la confección y la tiranía de la moda -. La moda sólo existe desde hace unos cien años, la ropa es como una casa, no hay razón para que el interior sea menos hermoso, menos agradable que el exterior (…). Los botones son todos diferentes, también, en sus formas y colores (…). Los lugares donde se cosen son simbólicos (corazón, estómago, órganos sexuales, cuello). Mis calcetines también son diferentes. Los derechos e izquierdos nunca son iguales. El truco es hacer que se armonicen (…) Es morboso querer siempre planchar todo. Lavarlos, sí; plancharlos, no. Una prenda arrugada parece más ancha, mucho más cálida. Planchar es un lujo. Una corbata ¿Por qué la gente siempre quiere poner un cordón alrededor de su cuello? Su ropa, en la oficina, por ejemplo, consiste en verdaderos instrumentos de tortura.

Todos ellos visten ropa anónima, llamémosla ropa promedio (…). Si la segunda piel se enferma o se hace uniforme o no está en armonía con el hombre, no es adecuada, entonces el hombre, (…) también se enfermará (…) yo fui quien llevó dos calcetines diferentes, durante veinte años, primero, sin darme cuenta y luego intencionalmente.

La gente siempre me pregunta: «¿Por qué usas dos calcetines diferentes?» Mi respuesta estereotipada es: «¿Por qué usas dos calcetines iguales?».


Se supone que esa ropa es simétrica es uno de esos conceptos erróneos de nuestra sociedad tipificada. Antiguamente, la ropa nunca era completamente simétrica. La vestimenta de los Tres Mosqueteros, es decir, la vestimenta hasta la Edad Media y hasta los siglos XVI y XVII, seguía siendo asimétrica. 

La simetría ha sido muy perjudicial para la moda. La manera en que nuestra moda, nuestra ropa es incorrecta e insípida y solo está adaptada a la superficialidad se puede demostrar fácilmente al dar vuelta a esta misma ropa, es decir, de adentro hacia afuera (…) quíteselos, póngalos al revés, vuélvalos a poner, con el interior por fuera. Y luego, vestido así, salga a la calle entre la gente. Te avergonzarás, porque el interior de nuestra ropa es horrible.

Costuras y costuras mal cosidas se hacen visibles, y los forros y los hilos en colores vergonzosos cuelgan en todas direcciones. Y en eso el interior debe ser tan perfecto como el exterior. (…) La ropa es para siempre, al igual que el arte. La ropa debe convertirse de nuevo en arte y dejar de ser moda.


La tercera piel es la arquitectura, la casa (o el hogar- figura en los textos con diferentes palabras)

“Algunas personas dicen que las casas consisten en paredes. Yo digo que las casas consisten en ventanas. El que vive en una casa debe tener derecho a asomarse a su ventana y a diseñar como le apetezca todo el trozo de muro exterior que pueda alcanzar con el brazo. Así será evidente para todo el mundo desde la lejanía, que allí vive una persona (…) Nuestras casas están enfermas desde que existen planificadores urbanos dogmáticos y arquitectos de ideas fijas. Todas estas casas, que tenemos que soportar por miles, son insensibles, carecen de emoción, son dictatoriales, crueles, agresivas, lisas, estériles, austeras, frías y prosaicas, anónimas y vacías hasta el aburrimiento. Nuestras ciudades son la realización de los caprichos dementes de arquitectos criminales que nunca hicieron el juramento hipocrático de la arquitectura: me niego a construir casas que puedan dañar a la naturaleza y a las personas. Un buen edificio debe lograr unir dos cosas: La armonía con la naturaleza y la armonía con la creación humana individual. Somos simples huéspedes de la naturaleza y deberíamos comportarnos consecuentemente. La naturaleza debe crecer libremente donde cae la lluvia y la nieve; lo que está blanco en invierno, debe ser verde en verano. Todo lo que se extiende en horizontal bajo el cielo, pertenece a la naturaleza. En las carreteras y los tejados deben plantearse árboles. La relación entre el hombre y el árbol tiene que adquirir proporciones religiosas. Así, la gente entenderá por fin la frase: la línea recta es atea”.

Admiramos lo que nos propone “el médico de la arquitectura”, que nos habla del “derecho a la ventana”.
La pintura y la escultura ahora son gratis, ya que cualquiera puede producir cualquier tipo de creación y luego exhibirla. Sin embargo, en arquitectura, esta libertad fundamental (…) no existe, ya que una persona debe tener un diploma para poder construir. ¿Por qué? (…) Todos deberían poder construir, y mientras esta libertad de construir no exista, la arquitectura planificada actual no puede considerarse arte en absoluto. ¡El deseo del individuo de construir algo no debe ser disuadido! 

Todos deben poder y tienen que construir y, por lo tanto, ser verdaderamente responsables de las cuatro paredes en las que vive (…) Por último, debemos poner fin a que las personas se muden a sus aposentos como gallinas y conejos.


La inhabilidad tangible y material de los barrios marginales es preferible a la inhabilidad moral de la arquitectura funcional y utilitaria. En los llamados barrios de tugurios, solo el cuerpo humano puede ser oprimido, pero en nuestra moderna arquitectura funcional, supuestamente construida para el ser humano, el alma del hombre está pereciendo, oprimida.
La arquitectura funcional ha demostrado ser el camino equivocado, similar a pintar con una regla de bordes rectos. El inquilino de la casa de apartamentos debe tener la libertad de inclinarse por la ventana y, en la medida en que sus brazos puedan alcanzar, transformar el exterior de su vivienda. Y se le debe permitir tomar un pincel largo y, por lo que sus brazos pueden alcanzar, pintar todo de color rosa, de modo que desde muy lejos, desde la calle, todos puedan ver: vive un hombre que se distingue de sus vecinos, el ganado encerrado!  
En los edificios (ajenos a la naturaleza), intervienen tres grupos de hombres:
1. El arquitecto no tiene relación con el edificio. Incluso el mayor genio arquitectónico no puede prever qué tipo de ser habitará en la casa. La llamada dimensión humana y las proporciones en la arquitectura son un fraude criminal.
2. El albañil no tiene relación con el edificio. Si, por ejemplo, quiere variar, aunque sea levemente, la construcción de un muro de acuerdo con sus propios conceptos morales y estéticos, (si tiene alguno, pierde su trabajo). Y además, a él no le importa, ya que no estará viviendo en la estructura. 
3. El inquilino no tiene relación con la estructura. Él no lo ha construido, sino que sólo se ha movido en él. Sus necesidades humanas, su espacio humano, probablemente sean completamente diferentes.
Solo cuando el arquitecto, el albañil y el inquilino son una unidad, o la misma persona, podemos hablar de arquitectura. Todo lo demás no es arquitectura, sino un acto criminal que ha tomado forma.
Arquitecto / albañil / inquilino es una trinidad como la Santísima Trinidad de Dios-Padre / Hijo / Espíritu Santo. Cabe destacar la gran similitud, casi identidad de estas dos trinidades. 

El hombre tiene que recuperar la función crítica y creativa que ha perdido y sin la cual deja de existir como ser humano! +
También criminal es el uso de la regla y la escuadra en T en la arquitectura, que, como puede comprobarse fácilmente, se han convertido en instrumentos de la ruptura de la trinidad arquitectónica.
El solo hecho de llevar una regla con usted en su bolsillo debe estar prohibido (…). No hace mucho tiempo, la posesión de la línea recta era un privilegio de la realeza, los ricos y los inteligentes. Hoy en día, cada idiota lleva millones de líneas rectas alrededor de los bolsillos de sus pantalones (…) La línea recta es impía e inmoral (…) Cuando se forma óxido en una hoja de afeitar, cuando una pared comienza a moho, cuando el musgo crece en un rincón de una habitación, redondeando sus ángulos geométricos, debemos alegrarnos porque, junto con los microbios y hongos, la vida se está moviendo hacia el interior. 

El vandalismo irresponsable de los arquitectos constructivos y funcionales es bien conocido. Simplemente querían derribar las hermosas casas de fachada de estuco de la década de 1890 y el Art Nouveau y construir sus propias estructuras vacías. Le Corbusier, quería nivelar París por completo para erigir sus construcciones monstruosas en línea recta.

Ahora, en nombre de la justicia, las construcciones de Mies van der Rohe, Neutra, Bauhaus, Gropius, Johnson, Le Corbusier, Loos, etc. deben ser demolidas, ya que han estado desactualizadas durante una generación y se han vuelto moralmente insoportables (…).
La única función del arquitecto debe ser la de asesor técnico, es decir, responder preguntas sobre materiales, estabilidad, etc. El arquitecto debe estar subordinado al ocupante (inquilino, propietario, inquilino) o al menos a los deseos del ocupante. 

Todos los ocupantes deben ser libres para crear sus «pieles exteriores», deben ser libres para determinar y transformar la cubierta exterior de su domicilio frente a la calle.

La cuarta es la identidad (el entorno social)

Ser pintor es bueno. Un pintor es libre e independiente. Un pintor no tiene jefe. Un pintor tiene mucho tiempo para contemplar todo. Un pintor también siente los impulsos que vienen de otras partes. De un mundo diferente. De donde él no sabe. Así me convertí en un pintor vegetativo. Pinté en capas una al lado de la otra al igual que emergen los anillos anuales. Al igual que las plantas crecen y como el agua fluye en los meandros. Sólo después supe que la vegetación es nuestro modelo. Que vivamos en esta tierra se lo debemos a la vegetación. Derrochamos la riqueza que la vegetación nos preparó y nos regaló. Los árboles tienen el mismo aspecto. De este lado y del otro lado de la frontera.

Los árboles sobreviven a todas las religiones. a todas las guerras

a todos los sistemas políticos.

La arquitectura moderna es un crimen.

La arquitectura moderna está en contra de los derechos humanos.

La línea recta no tiene Dios.

Hundertwasser fue hijo único, y supo rodearse de un círculo de amigos íntimos con los que no sólo compartía la amistad sino que colaboraban con él en todos sus trabajos. 
Para Hundertwasser la identidad no estaba conformada sólo por quien somos sino de quienes nos rodeamos, siendo la familia y los amigos el círculo menor ampliándose hacia la vecindad, la región y el país.  Se opuso a la Comunidad Europea como una despersonalización en gobiernos y decisiones, abogó por la paz de Palestina creando una bandera que aunaba la estrella judía con la luna árabe en “Bandera de la paz para la tierra prometida”. 
También se dedicó a trabajar con elementos de identificación nacional como las banderas, estampillas e incluso matrículas de coche que respetando las normas sean también respetuosas con el origen regional de cada persona.


La quinta piel es la Tierra (el entorno mundial, la ecología y la humanidad)

Ciudadano austriaco y de nacionalidad neozelandesa, hasta los últimos años de su vida Hundertwasser daba unas dos vueltas al mundo al año a bordo de su barco: Regentag, para mantenerse al ritmo pendular del planeta. Sus campañas siempre trabajaron en pro de la ecología, contra el racismo y a favor de la paz sin adscribirse ni dejarse influir nunca por partidos políticos o tendencias ideológicas. Su obra siempre fue la obra del artista.
Desde los ´80, apoyo las campañas contra la energía atómica, apoyando el transporte público, la plantación de árboles. Su obra artística formo parte de esas campañas en distintas partes del planeta, y esas causas fueron parte de su obra artística. La quinta piel se extiende hasta el infinito.

Publicado por

hugoklico

Arquitecto. Argentino/Español. editor. distribuidor de libros ilustrados

2 comentarios sobre “Hundertwasser, constructor de espacios dispensadores de felicidad. Parte 2”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.