LA SERPENTINE Gallery (Zaha Hadid). Historia de sus pabellones. 1a parte

Puedes leer la 1er parte en el link:https://hugoklico.blogspot.com/2020/05/la-serpentine-gallery-historia-de-sus.html


Puedes leer la 2nda parte en el link:https://hugoklico.blogspot.com/2020/05/la-serpentine-gallery-historia-de-sus_12.html


Puedes leer la 3era parte en el link:https://hugoklico.blogspot.com/2020/05/la-serpentine-gallery-historia-de-sus_20.html


LA SERPENTINE Gallery. Londres 
Historia

La Galería de Arte Serpentine Gallery, está situada en los Kensington Gardens, en Hyde Park, Londres.Se inauguró en 1970, en el edificio de una antigua casa de té de 1934 situada junto al lago Serpentine, del que recibe su nombre.En 1991, Julia Peyton-Jones fue nombrada directora. En 2006, Hans Ulrich Obrist fue nombrado codirector de Exposiciones y Programas y Director Internacional de Proyectos.


continua la 2nda parte en el link:

https://hugoklico.blogspot.com/2020/05/la-serpentine-gallery-historia-de-sus_12.html

Cada año, desde el 2000 en verano la Serpentine Gallery selecciona a un equipo de arquitectos de renombre internacional para diseñar un pabellón en los jardines, que se utiliza para desarrollar programas culturales, proyecciones de películas y charlas.
Pabellones por años, el primero:

2000 – Zaha Hadid, diseñó el pabellón inaugural de la serie Serpentine Gallery Pavilion.

La estructura que realizó reinventó radicalmente la   idea aceptada de una tienda de campaña o una   carpa. 
 Tomó la forma de una estructura de techo   triangulada que abarca un impresionante espacio   interno de 600 metros cuadrados mediante el uso   de una estructura primaria de acero. 
 Planos angulares plegables que se extendía hasta el   suelo daba una ilusión de solidez y al mismo   tiempo creaba una variedad de espacios internos.
El prestigioso arquitecto y crítico Rowan Moores escribió en The Guardian que “fue construida de prisa, con dificultades y con dudas sobre su calidad”, aunque más tarde el periódico sentenció “Brevemente brillante”.

Se inauguró con una cena en Junio del 2000, y asistieron el cantante Sting, Steve Martin y el Duque de York, pero lo más importante (acordémonos que hablamos de Londres) fue que el concepto y el pabellón fue recibido con gran entusiasmo por los benefactores de la galería, críticos e invitados.
Inicialmente pensada para estar una semana, finalmente estuvo tres meses.
Luego de ser retirada, en septiembre del 2000, la estructura se instaló al siguiente año en el parque Stratford Globe para la Royal Shakespeare Company para una serie de presentaciones de la compañía teatral y posteriormente fue donada a un granjero local.


Desde ese momento, cada año se convoca a arquitectos de todo el mundo para diseñar y construir de forma libre en un lapso de sólo seis meses una pieza efímera que será instalada sobre el característico prado y rodeada de árboles.

Algunas de las más distintivas obras de arquitectos de renombre han sido vendidas a coleccionistas internacionales.

El Serpentine Pavilion tuvo durante sus primeras ediciones pocos asistentes. Sin embargo, en la actualidad, tras dos décadas de haber sido consolidada, entre setecientos mil y  un millón de personas las que visitan cada pabellón.     

Libeskind (1946), me produce varios recuerdos, uno, que es polaco, nacido en Lodz, ciudad donde se crió Luis, mi papa, aunque luego pudimos precisar que fue a pocos km en Tutzin.
Allí quedó para siempre casi toda mi familia paterna, incluyendo a mi abuelo Abraham, mi segundo nombre Alberto proviene del suyo, era cantor de templo, poco más se de él, en casa no se hablaba del holocausto, no querían.
Otro recuerdo es la enorme impresión de una obra referencial de arquitectura, el Museo Judío de Berlín, anteriormente Daniel había hecho otro, el Museo Judío Danés en la ciudad de Copenhague.
Al de Berlín lo he visitado varias veces, sobrecoge por varios motivos, su diseño está pensado sobre dos ejes, el de la vida y el de la muerte, el de la vida, es desde la entrada hasta una sala de exposiciones de arte actual, el de la muerte, perpendicular al anterior, tiene su suelo inclinado, es decir, se puede caminar, pero es molesto hacerlo.

Mientras se lo camina, se ven varias vitrinas con objetos cotidianos recuperados de los campos de concentración, (algún instrumento musical, como un violín de niño, cubiertos, fotos, zapatos, cartas, alguna joya…) y en una punta de este eje hay un bosque, podría decir que es el bosque del silencio, en la otra punta, empujando una enorme y pesada puerta metálica se entra en un patio, en un espacio sin techo, con paredes muy altas, quizá de 15 metros, o por la impresión podría decir de infinita altura, cuando la pesada puerta se cierra, acompañada de un ruido sordo y profundo, amplificado y repetido por el eco de los muros (creo era triangular, pero es igual), uno percibe en los poros, en los ojos, en la memoria, el horror de la aislación, el miedo y la angustia.

Es una maravillosa obra, deja sin aliento.
En la misma Berlin, Libeskind rediseñó las plazas  Alexanderplatz, y Potsdamer Platz. 
Nada que decir de ellas, que me haya impresionado.
Berlin deslumbra en su conjunto por su arquitectura, su historia, sus parques y sus obras emblemáticas, como el parlamento de Norman Foster.
La primera vez que la visité, fue por una invitación del gobierno de la antigua RDA, República Democrática Alemana, el motivo fue que debido al premio del Concurso de las Escuelas de Arquitectura Diferencial, consideraban que merecía esa invitación (la autoría fue del estudio Kliczkowski, Minond, Natanson, Nevani, Sztulwark junto a Rojkind).

Hice un recorrido de 2 semanas por la RDA, que incluyo entre otras cosas una exhaustiva visita al centro amurallado de Berlín. Luego volví varias veces más, y siempre tratando de recordar su muro, que de a poco fue desapareciendo, actualmente muy poco queda de él. Una parte con el Checkpoint Charlie, ex paso fronterizo que está cerca del museo judío.
Ese paso fronterizo, lo hice en época de la guerra fría, y luego como una especie de referencia ya que se habían unificado ambas Alemanias.
Quien tenga oportunidad de visitarla, le recomiendo un paseo (el más corto, ya que hay otro larguísimo, con comida incluida) por el rio Spree, viendo la ciudad desde el agua, pasando al lado de la isla de los Museos.
Buena ocasión para ver la obra del arquitecto neoclasicista Karl Friedrich Schinkel(1781 – 1841) pero ésta es otra historia).

Serpentine Gallery Pavilion 2001 por Daniel Libeskind con Arup
Con una conexión con la galería, sorprendente diseño, titulado “Dieciocho vueltas”.
Creado a partir de planos metálicos transparentes ensamblados en una secuencia dinámica.
El edificio se basó en el concepto de una figura de origami. Esto creó una estructura de panel angular que aparentemente se pliega sobre sí misma, formando espacios superpuestos. 
La estructura de aluminio de 35x18x7m funciona como sala de conferencias, cafetería y sala de fiestas de la galería. Se eligió el aluminio para poder reflejar el espacio verde circundante y la propia Galería Serpentine.


Serpentine Gallery Pavilion 2002 de Toyo Ito y Cecil Balmond. III


Dijo el Evening Standard: “El mágico pabellón de verano de Toyo Ito en la Serpentine Gallery es una lección de imaginación”.
El diseño del Serpentine Gallery Pavilion 2002 de Toyo Ito y Cecil Balmond parecía ser un patrón aleatorio complejo, que se basó en un algoritmo de un cubo que se expande mientras rota a medida que giraba. Los numerosos triángulos y trapecios formados por este sistema de líneas de intersección fueron revestidos para ser transparentes o translúcidos, dando una sensación de movimiento infinitamente repetido.Las líneas forman diferentes triángulos y trapezoides, su transparencia y translucidez le dan una sensación de movimiento infinito. La atmósfera, luz y sombra están resueltas en un mismo elemento, el pabellón no tiene una fachada, sino que lo que se ve es su estructura. Todo está desarrollado en un mismo elemento, lo caracteriza el color blanco y contrasta con el mobiliario verde manzana que le da el contrapunto, es la cafetería.La propuesta tiene una tendencia del minimalismo, ya que genera espacios interiores cuidados y con vistas controladas hacia el exterior, y desde el exterior una vista compacta con perforaciones triangulares que dejan intuir levemente la arquitectura efímera y conceptual del proyecto.

Toyo Ito

Nació el 1 de junio de 1941 en Seúl, Corea. Se graduó en 1965 en la Facultad  de Arquitectura de la Universidad de Tokio. Comenzó a trabajar en la firma de Kiyonori Kikutake & Associates.
En 1971, armó Urban Robot (Urbot) en Tokio, en 1979, cambió el nombre a Toyo Ito & Associates, Architects.

Ha recibido numerosos premios internacionales, en el 2010, el 22 ° Praemium Imperiale en honor del príncipe Takamatsu; en 2006, la Medalla de Oro Real del Royal Institute of British Architects (RIBA); y en 2002, el León de Oro en la 8ª Exposición Internacional de la Bienal de Venecia. 
Ha sido profesor invitado en las Universidades de Tokio, de Columbia, de California, de Los Ángeles, de Kyoto, de Arte Tama, y ​​en el semestre de primavera de 2012, organizó un estudio en el extranjero para la Escuela de Graduados de Diseño de Harvard, la primera en Asia. 


Ha recibido becas honorarias del Instituto Americano de Arquitectos (IAA), el  Royal Institute of British Architects (RIBA), el Instituto de Arquitectura de Japón, la Sociedad de Arquitectos e Ingenieros de Edificios de Tokio y la Academia Americana de Artes y Ciencias. 

Uno de sus primeros proyectos en 1971 fue una casa en un suburbio de Tokio. Llamada «Casa de aluminio», la estructura consistía en un marco de madera completamente cubierto de aluminio. La mayoría de sus primeros trabajos fueron residencias. 

En 1976, diseño la casa de su hermana, quien había enviudado recientemente, la casa se llamaba «White U» que generó un gran interés por sus obras. 
Su obra más importante es La Mediateca, terminada en 2001 en la ciudad de Sendai, Miyagi, Japón, Estaba en la búsqueda de disolver el mundo físico con el virtual.
El enorme éxito de la Mediateca le facilitó realizar proyectos en Asia, Europa, América del Norte y América del Sur. Diseñó el Estadio Principal para los Juegos Mundiales de 2009 en Kaohsiung y la Ópera Metropolitana de Taichung, ambas en Taiwán. Hace 2 años he visitado en lo que es su legado en la pequeña isla de Omishima, en el Mar Interior de Seto, su Museo de arquitectura.Me ha impresiona la sencillez de su superficie y su diseño.

En 2011 abrió sus puertas, diseñado por Ito, muestra sus proyectos anteriores, además de servir de taller para jóvenes arquitectos.
Es pequeño pero interesante, consta de dos edificios,  el edificio principal «Steel Hut» y el cercano «Silver Hut», que es una recreación de la antigua casa del arquitecto en Tokio, construida en 1984. En 2013 fue galardonado con el premio Pritzker, la distinción más importante en el mundo de la Arquitectura. Está considerado uno de los arquitectos más innovadores e influyentes del mundo.

Cecil Balmond es un diseñador de renombre internacional, ingeniero estructural, autor y vicepresidente de la firma internacional de ingeniería multidisciplinaria Arup. Ha sido invitado por las principales universidades de los Estados Unidos y Gran Bretaña, la Universidad de Yale, la Escuela de Diseño de Harvard, la London School of Economics y, más recientemente en la Universidad de Pennsylvania. 
Recibió el Premio Gengo Matsui en 2002, que es el reconocimiento más alto para la ingeniería estructural otorgado en Japón, y el Premio Charles Jencks de Teoría en la Práctica del Royal Institute of British Architects (RIBA) en 2003. 
Dictó conferencias en la catedra Félix Candela en el Museo de Arte Moderno y realizó una exposición de su obra en el centro de arquitectura en Burdeos, Francia. 

Es autor de varias obras para la editorial Prestel como Informal (2002), Number Nine (1998) y realizó la exposición “Despliegue” con Daniel Liebeskind (NAI, 1997).

Oscar Niemeyer definió esta obra como “diferente, libre y audaz”.

“diferente, libre y audaz”.

Serpentine Gallery Pavillion, 2003. Oscar Niemeyer. IV

Hay imágenes que quedan dentro de uno, no en la retina, no en el recuerdo, en los poros del alma, si es que esto existiera.
Cuando estudiaba arquitectura, con un compañero de facultad Jorge S. fuimos a dedo hasta Brasil, pasamos por Uruguay en la cachila de otro amigo y luego por medio de camiones, autos, y algún bus.
Además de otros detalles, que no aportarían al tema, recuerdo la impresión de estar frente al Edificio Gustavo Capanema, el Ministerio de Educación y cultura MEC.

Estaba en el centro de Río de Janeiro, construido entre 1936/45, yo debí conocerlo allá por 1969 (estaría en Diseño Diseño I).

Estaba, estábamos frente a un edificio de le Corbusier, con Lúcio Costa (1902 – 1998); Oscar Niemeyer, Affonso ReidyCarlos LeàoErnâni Vasconcelos y Jorge Machado Moreira.Todos estos nombres, los busco ahora en Wikipedia, porque en ese momento para nosotros era el edificio de Corbu Niemeyer, con la ayuda de aquel que diseño los dibujos de las aceras de Copacabana, Roberto Burle Marx.

(dato curioso, que la plaza diseñada por Burle Marx, en Buenos Aires, al borde de la avenida Figueroa Alcorta, debió ser demolida por motivos de seguridad “la Plaza Perú”, de aquel que dijera “Uno debe rodearse de objetos de emoción poética”.)El concurso de 1935 fue ganado por Archimedes Memória y Francisque Cuchet, pero el entonces ministro de educación Gustavo Capanema, decide encargar “un edificio moderno” directamente a Lúcio Costa, que permanece hasta 1939 y luego pasa a manos de Niemeyer y su equipo, que consiguen el “asesoramiento” de Le Corbusier, quien vivió un mes en Rio para ello.


Más tarde en 1952 trabaja con Le Corbusier en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.Sumo recuerdos como aquel 2002, en Paris, día de puertas abiertas, y de la mano de mi hija y amigos entramos a conocer la sede del Partido Comunista Francés.
Niemeyer tuvo que exilarse en Paris, debido a la persecución de los golpistas brasileños, recuerda “cuando estaba en París durante mi exilio debido a la dictadura fascista en 1964, me sorprendió la acogida de André Malraux”.

Éste le permite trabajar como arquitecto en Francia al tiempo que le dice “Pongo su arquitectura en mi museo imaginario, donde guardo todo lo que he visto y amado en el mundo”.
Realiza seis edificios: La sede del Partido Comunista Francés (París, 1965-1980); Volcán, Espace O.N. ex Casa de la Cultura en Le Havre. (1972–1982); La Bolsa de Trabajo (Bobigny, 1980); Oficinas Niemeyer I, II, inter-compañía de restaurantes (Fontenay-sous-Bois, 1992); Oficinas Jullia – Société Générale. (Fontenay sous Bois, 2005); la sede del diario L’Humanité (Saint-Denis. Seine-Saint-Denis, 1989).Y la escultura para el año de Brasil en Francia (Parc de Bercy, Paris, 2007).

Ya toca hablar del Serpentine de Niemeyer

Un proyecto simple e ingenioso, colaboró el arquitecto José Carlos Süssekind.

Construido en acero, aluminio, concreto y vidrio, la rampa de color rojo rubí del Pabellón contrasta con la sorpresa de un auditorio parcialmente sumergido, que ofrece vistas al parque. 


También albergaba dibujos de paredes especialmente concebidos por Niemeyer. El Pabellón se ajustó al principio de que cada proyecto debe ser capaz de resumirse en un simple ‘bosquejo’ y que una vez que la estructura de soporte esté terminada, la arquitectura debería estar más o menos completa.
El pabellón de 250 m2, se organiza en dos plantas, un semisótano y una planta diáfana sobre este; se trata de una estructura de acero fácil de desmontar y unir, susceptible de ser reubicada.

Levantado del suelo, es accesible mediante una larga rampa roja que cruza el parque; la cubierta, revestida de aluminio blanco, está compuesta por dos pronunciadas pendientes y una parte central curva, hace que el pabellón parezca una cortina de luz con formas suaves.
Un comentario de la época en el Evening Standard decía: “Imaginamos a Garbo o Sinatra en su mejor momento actuando ahora. Con la inauguración de esta semana del Pabellón Serpentine Gallery 2003, se está produciendo un milagro que deforma el tiempo”.
La planta inferior, de 70 m2, alberga un auditorio con vistas al parque. En cambio, la planta superior es un lugar que se abre al exterior mediante grandes ventanales. Este espacio aloja una cafetería y una exposición que muestra alguna de las obras de Niemeyer a través de fotografías y vídeos. 
La particularidad de este pabellón es que la planta semisótano eleva la planta superior aproximadamente un metro y medio, lo que da sensación de ligereza al parecer que “flota”.

Hablemos de Niemeyer 

Nació en el distrito de las laderas de Río de Janeiro, Brasil, donde estudió en la Academia de Bellas Artes. En 1938-39 diseñó el Pabellón de Brasil para la Feria Mundial de Nueva York en colaboración con Lucio Costa. Su celebrada carrera comenzó a florecer con su participación en el Ministerio de Educación y Salud (1945) en Río de Janeiro. 

El mentor de NiemeyerLucio Costa, arquitecto, urbanista y reconocido pionero de la arquitectura moderna en Brasil, dirigió un grupo de jóvenes arquitectos que colaboraron con Le Corbusier para diseñar el edificio que se convirtió en un hito de la arquitectura brasileña moderna. Fue mientras Niemeyer estaba trabajando en este proyecto que conoció al alcalde del estado más rico de Brasil, Juscelino Kubitschek, quien más tarde se convertiría en presidente de Brasil. 

Como presidente, nombró a Niemeyer en 1956 para ser el arquitecto jefe de Brasilia, la nueva capital de Brasil, y sus diseños complementaban los planes generales de Lucio Costa.
Los diseños para muchos edificios en Brasilia ocuparían gran parte de su tiempo durante muchos años. 
A nivel internacional, colaboró ​​nuevamente con Le Corbusier en el diseño de la sede de las Naciones Unidas (1947-53) en Nueva York, contribuyendo significativamente a la ubicación y el diseño final de los edificios.
Su propia residencia (1953) en Río de Janeiro se ha convertido en un hito. En la década de 1950, diseñó un Centro de Investigación Aeronáutica cerca de Sao Paulo. En Europa, emprendió un edificio de oficinas para Renault y la sede del Partido Comunista (1965) tanto en París, un centro cultural para Le Havre (1972), como en Italia, la Oficina Editorial Mondadori (1968) en Milán y el Edificio de Oficinas FATA (1979) en Turín. 
Durante sus 80 años de arquitecto trabajó en casi 600 proyectos. Recibió numerosos premios, en 1988 el Premio Pritzker. 
Fue elegido miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias. Su compromiso comunista dio lugar a que la Unión Soviética le otorgará el Premio Lenin de la Paz y Cuba le concedió la medalla José Martí, honor reservado a los jefes de Estado.


El estudio de arquitectura holandés fue el grupo má joven en haber sido seleccionado para la exposición hasta ese momento, y creó un plan asombroso, audaz y grandioso.

Serpentine Gallery  Pavilion, 2004. MVRDV. V

No fue construido.
“Pienso en ello como un fracaso heroico. Querían poner una montaña sobre la Serpentine, para que desde fuera no se pudiera ver en absoluto”, dijo sobre el proyecto Peyton-Jones, directora de la galería “Era increíblemente caro. 
Además, las consideraciones de accesos y seguridad eran enormes. Así que lamentablemente, decidimos no seguir adelante”.
En el año 2004 la firma de arquitectura holandesa MVRDV fue invitada a diseñar un pabellón, pero la enorme montaña artificial que propusieron desarrollar sobre la galería nunca se construyó. 
El CEO del estudio MVRDV era Wilhelmus “Winy” Maas, arquitecto, paisajista, profesor y urbanista holandés nacido en 1959 en Schijndel, quien en 1993 creó la firma junto a Jacob van Rijs y Nathalie de Vries.

La propuesta consistía en colocar una montaña sobre el edificio inglés original del Serpentine, por lo que desde afuera éste no se podría ver, lo cual se traducía en un emprendimiento increíblemente caro. Además de eso, las consideraciones de salud, acceso para discapacitados y seguridad eran considerables. Lamentablemente, por todo lo expresado se decidió que no se podía seguir adelante con el proyecto. Pero, a pesar de que nunca se construyó, Julia Peyton-Jones, curadora del Serpentine Gallery, sostuvo del diseño de MVRDV “Algunos proyectos en arquitectura no se construyen, pero el aporte es significativo y se convierte en una vanguardia para el resto de los arquitectos”. Por este motivo, lo mantuvieron expuesto, el plan estuvo extraordinariamente bien desarrollado ya que el equipo de diseño trabajó intensamente. Los visitantes podrían haber caminado arriba y abajo de la estructura propuesta de MVRDV, en esa gran montaña artificial verde, así como haber ingresado para visitar la galería dentro de ella.Fue la época del atentado del 11 de septiembre a las Torres Gemelas (del arquitecto japonés Minoru Yamasaki) de Nueva York y el Pentágono. Una década marcada también por las guerras en Afganistán, Irak que provocaron, respectivamente, el derrocamiento del régimen talibán y el de Saddam Husseim. Luego los atentados en Bali en el 2002, Madrid en el 2004, Londres 2005 y Bombay 2006. Los pabellones de la Serpentine Gallery se construyen gracias al dinero de patrocinadores, pero el proyecto fue extremadamente costoso en términos de presupuesto, dificultad de construcción y acceso para discapacitados. Como resultado, no hubo un pabellón 2004.

La comisión del Serpentine Gallery tenía esperanzas de construirlo en los años siguientes, pero finalmente abandonó el intento. Al igual que la gigantesca torre que Gordon Selfridge quería construir en su tienda de Oxford Street, ésta se ha unido a las legiones fantasmales de los grandes sin construir de Londres.
El proyecto de 2004 resultó ser demasiado caro para ser construido. Firmado por el estudio holandés MVRDV, era una montaña artificial cubierta con un cerro artificial sobre la que se podía caminar. 

La segunda vida de los pabellones de arquitectura después de Serpentine Gallery.

La premisa para participar es simple: un arquitecto que no ha construido en el reino Unido está invitado a diseñar un pabellón, con la intención de compartir su talento entre un público nuevo e influyente. Los diseñadores elegidos tienen solo seis meses par diseñar y construir su pabellón; una línea de tiempo comprimida que fomenta la experimentación y el pensamiento rápido.

Es una arquitectura efímera, temporales, y luego tienen un segundo destino, con vocación de permanencia.

Serpentine Pavilion 2000 / Zaha Hadid. Image © Helene Binet

2000: Zaha Hadid

o, con vocación de permanencia. Con su proyecto, Zaha Hadid, dejó de ser considerada solo como «arquitecta de papel». Un diseño, relativamente simple: una estructura similar a una tienda de campaña con un techo inclinado como paisaje montañoso.

Después de su temporada en el parque, el pabellón fue comprado por un parque temático en Cornwall, donde se ha utilizado para organizar una variedad de eventos locales. Dean Woods, el coordinador de entretenimiento del parque, dijo a Olly Wainwright de The Guardian en 2015 «Es todo un desafío mantener esta estructura», informó «Debido a los diferentes ángulos en el techo, tan pronto como arreglo uno, el agua comienza a infiltrarse por otro».

2001: Daniel Libeskind con Cecil Balmond

Un conjunto aparentemente aleatorio de formas triangulares y trapezoidales, el pabellón japonés se basó en n algoritmo derivado de la expansión de un cubo giratorio.

El pabellón fue comprado comprado por el hotel de lujo francés Le Beauvallon en la costa Azul.

2003: Oscar Niemeyer

Una rampa torcida, alfombrada en rojo y flotante (que recuerda la secuencia de entrada a su Museo Niteroi en Río de Janeiro) conduce a los visitantes a un auditorio de concreto abierto en ambos lados para permitir vistas al parque.

El pabellón es propiedad del mismo comprador anónimo que posee el pabellón de 2007 (Olafur Eliasson, Kjetil Thorsen y Cecil Balmond), el pabellón de 2006 (Rem Koolhaas, Cecil Balmond y Arup) y el pabellón de 2005 (Alvaro Siza, Eduardo Souto de Moura y Cecil Balmond).

2004: MVRDV

Los arquitectos holandeses propusieron construir una especie de montaña sobre la galería, creando un elemento natural artificial y permitiendo a los visitantes ocupar el pabellón tanto por dentro como por fuera.

Debido a limitaciones presupuestarias y de tiempo (los diseñadores tienen solo seis meses para diseñar y construir el pabellón), la propuesta nunca fue construida.

2005: Álvaro Siza y Eduardo Souto de Moura con Cecil Balmond

Los arquitectos portugueses Álvaro Siza y Eduardo Souto de Moura rindieron homenaje a la escala doméstica y al estilo neoclásico de la Serpentine Gallery vecina. El diseño se centró en una cuadrícula rectangular básica, distorsionada para crear un espacio interior curvo.

El pabellón es propiedad del mismo comprador anónimo que posee el pabellón de 2007 (Olafur Eliasson, Kjetil Thorsen y Cecil Balmond), el pabellón de 2006 (Rem Koolhaas, Cecil Balmond y Arup) y el pabellón de 2003 (Oscar Niemeyer).

2006: Rem Koolhaas con Cecil Balmond y Arup

El pabellón de Koolhaas toma la forma de un globo meteorológico «en forma de ovoide» cuya posición podría cambiarse para proteger el anfiteatro de los cambios climáticos. El pabellón organizó una amplia variedad de charlas, debates y paneles, creando junto al proyecto arquitectónico, un evento y lugar en sí mismo.

El pabellón es propiedad del mismo comprador anónimo que posee el pabellón de 2007 (Olafur Eliasson, Kjetil Thorsen y Cecil Balmond), el pabellón de 2005 (Álvaro Siza, Eduardo Souto de Moura y Cecil Balmond) y el pabellón de 2003 (Oscar Niemeyer).

2007: Olafur Eliasson, Kjetil Thorsen and Cecil Balmond

El pabellón de 2007, es una colaboración entre el artista Eliasson y el arquitecto Thorsen (de Snøhetta).

Una estructura de varios pisos revestida de madera, y en ese momento, el pabellón más ambicioso en realizarse. Con reminiscencias de un trompo, el pabellón fue el anfitrión no solo del programa de conferencias, sino también de «experimentos» semanales de artistas, científicos y arquitectos de todo el mundo.

El pabellón fue adquirido por un comprador anónimo adicto a los pabellones: posee varios, el del 2006 de Rem Koolhaas, del 2005 de Alvaro Siza y Eduardo Souto de Moura y el pabellón 2003 de Oscar Niemeyer.

2008: Frank Gehry

La incursión de Frank Gehry en Serpentine Gallery, visualmente fue lo opuesto a lo que se esperaba. En lugar de una explosión de forma, el pabellón fue relativamente discreto y enfocado hacia adentro, diseñado para ser un híbrido de una calle y un anfiteatro.

El pabellón fue comprado por el desarrollador inmobiliario irlandés Paddy McKillen, y está ubicado en sus viñedos de Aix-en-Provence. Hoy, la estructura es el telón de fondo de conciertos al aire libre, similar a su propósito original.

Arq. Hugo Alberto Kliczkowski Juritz
permitido reproducir parcial o totalmente citando la fuente
gracias

más articulos en mis blogs :

hugoklico.blogspot.com

y onlybook.es/blog


Publicado por

hugoklico

Arquitecto. Argentino/Español. editor. distribuidor de libros ilustrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.