Redescubriendo el Mediterráneo, primera parte

Redescubriendo el Mediterráneo en la fundación Mapfre de Madrid

Redescubriendo el Mediterráneo (1)

En la fundación Mapfre se expone (y lo estará hasta enero de 2019) una muestra muy interesante.

Sobre una pared, un texto nos recibe, (que resumo) (2):

Nacer en el Mediterráneo parecía proporcionar unas señas de identidad. Así lo entendió, en Cataluña, el “noucentrisme”, una imagen basada en paisajes tranquilos y equilibrados, la herencia de una antigüedad inmutable.

En Francia, el Mediterráneo fue un lugar más para pintar que para vivir, casi sin personajes en sus cuadros, se despliegan paisajes con colores brillantes. Luz clara, y contrastes inesperados y sugerentes.

En Italia, el Mediterráneo permite el encuentro del artista con el clasicismo.

Permitió un lenguaje artístico, en un clima de armonía, paz y belleza, lo que no es poco en la atormentada historia del arte moderno.

ESPAÑA

A mediados el siglo XIX, la pintura moderna encuentra en Valencia uno de sus referentes. El realismo implicó el auge del paisajismo. Ignacio Pinazo Camarlench (1849-1916) se interesa por los aspectos del Mediterráneo  como paisaje y como escenario de las actividades playeras junto al turismo y el veraneo, fenómenos éstos vinculados a la nueva clase en alza, la burguesía.

Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923) hizo del mar el eje de toda su obra. Cataluña es otro de los lugares donde se juega un papel central en la renovación del ambiente artístico barcelonés, Joaquín Sunyer (1874-1956) y el profesor, pintor, escultor y escritor Joaquín Torres García (1874-1949) son sus mejores representantes.

Otro enclave es Mallorca, con Joaquim Mir (1873-1940) y Hermen (Hermenegildo) Anglada Camarasa (1871-1959). Colores violentos llevados a los límites rozando la abstracción.

Joaquín Torres-García. Paisaje (Mural de la casa del barón de Rialp). 1906. óleo sobre lienzo pegado a tabla. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.Entre templo clásico y masía, es la casa que Joaquín proyectó en 1914 en Tarrasa. El artista llamó a su casa “Mon repós”, Apolo y dos ninfas representa la juventud, el dios guarda en una cesta las naranjas que dos ninfas parece recoger de un árbol.

La leyenda corresponde a la escena “consagrar la vida a la verdad”, pertenecientes a las Sátiras de Juvenal.

Entre 1904 y 1907, el artista uruguayo-catalán desarrolló un lenguaje que le asoció directamente con el “noucentisme o novecentista”.

Tanto Eugenio d´Ors, principal promotor de esta tendencia publicó en 1906 su “Glossari”, como el descubrimiento de Puvis de Chavannes y su espiritualidad -basada en un arte neoclásico que busca valores trascendentes mediante imágenes de la antigüedad- influyeron en Torres García. Es importante mencionar como le influyó su viaje a Italia en 1912, fascinado por sus muralistas.

Joaquín Torres-García. Apolo y dos ninfas. 1914. Temple sobre estuco de yeso. Centre cultural Tarrassa.

                         Hermen Anglada Camarasa. Tormenta en la playa. c. 1925-1930.                               Óleo sobre lienzo. Colección Enaire.

Joaquím Sunyer Pastoral. 1910-1911. Óleo sobre lienzo. Col-lecció Nacional d´Art. Anxiu Joan Maragall.

 

 

 

 

Salvado Dalí. Bañistas de Es Llaner. 1923.

Óleo sobre cartón montado sobre tablero de madera contrachapado. Fundación Gala-Salvador Dalí, Figueras.

Ësta obra junto a “Mediterráneo”, obras fundacionales del “noucentrisme”. fueron presentadas en 1911 en una exposición individual de Joaquím,

En su título evoca a los poetas Teócrito (?  -260 a CPublio Virgilio (70 a.C.-19 a.C), en cierta forma está emulando a Henri Matisse (1869-1954) y su “alegría de vivir”, una arcadia feliz donde la mujer se integra con la naturaleza, madre tierra, madre de todas las cosas.

Joän Maragall escribe presentando la obra en el número 7 de la revista Museum: “..Llegue delante de aquella “Pastoral”, donde me pareció ver resumida, aclarada y sublimada toda la obra del artista…He aquí la mujer…la carne del paisaje; es el paisaje que, animándose, se ha hecho carne”.

Joaquim Mir. Posta de sol C 1903. Óleo sobre lienzo. Es Baluarde Museu d´Art Modern i Contemporani de Palma

Esta obra formó parte de un conjunto de decoraciones para lo que sería el primer hotel de Mallorca, el Gran Hotel, que el industrial uruguayo Juan Palmer Miralles encargó al arquitecto Lluis Domènech i Montaner. En total 7 plafones que realizó junto a Santiago Rusiñol. Posta de Sol es una vista de Pollença, en su parte superior la sierra Cavall Bernat. Es la fascinación por el paisaje.

Ignacio Pinazo Barraquetes. Óleo sobre tabla. Colección Particular.
Lluis Masriera i Rosés. Bajo la sombrilla. c. 1926. Óleo sobre tabla. Museu de l´Empordá, Figueras.

Su pintura es “la estética de lo inacabado”.

Artista muy polifacético, trabajo como orfebre, pintor, dramaturgo, y diseñador de joyas, creo la compañía teatral Belluguet y una revista dedicada a las artes decorativas “El Estilo”. Introdujo en Barcelona el llamado “esmalte Barcelona”, traslúcido y opaco muy próximo al art nouveau de René Lalique. 

Del tema bajo la sombrilla realizó varias versiones. Dos figuras se sitúan bajo una sombrilla (la playa quizás sea Sant Andreu de Llavaneres, a la cual su familia era asidua, La protagonista es una sombrilla japonesa, y una paleta llena de luz y color cercana al impresionismo.

Se distinguen unas figuras en segundo plano, así como una particular transparencia del cielo y la luminosidad de la arena. Los motivos japoneses (abanicos, quimonos, biombos) fueron  muy populares en el arte francés y español de los siglos XIX y principios del XX.

Cecilio Pla Mujeres en la playa y -Marina. Playa . Amba de  c. 1925. Óleo sobre cartón. Cortesía galería Benlliure, Valencia
Joaquín SorollaRocas de Jávea y el bote blanco. Óleo sobre lienzo. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.
Ignacio Pinazo. Anochecer en la escollera III. 1898-1900. Óleo sobre lienzo. IVAM, Institut Valencià d´Art Modern.
Joaquín Sorolla. Clotilde y Elena en las rocas. Jávea, 1905. Óleo sobre lienzo. Colección Esther Koplowitz.

Su mujer y su hija pequeña en el verano de 1905.

Ese verano realiza setenta y cinco cuadros para la exposición individual que se realizaría al año siguiente en París en la Galería Georges Petit.

Trasparencias, reflejos, la refracción o la superficie especular del agua sobre la arena le seducen como enigmas visuales y los adopta como motivos para sus pinturas.

En la orilla del mar descubre infinitos matices de color, texturas y formas que el agua revela a quien la mira con intensidad.

Joaquín Sorolla. La hora del baño. Sin fecha. Óleo sobre lienzo. Colección Esther Koplowitz.

Aristide Maillol.  Paysage des Pyrénées-Orientales. 1885-1886. Óleo sobre lienzo. Galerie Dina Vierny, Paris.

Josep de Togores.  Paisatge. 1917. Óleo sobre lienzo. Museo nacional centro de Arte Reina Sofía, Madrid. 

Josep de Togores. Couple à la plage. 1922. Óleo sobre lienzo. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.

Josep de Togores.  NU. 1921. Óleo sobre lienzo. Colección Casacuberta Marsans.

Notas

1

Comisarios Pablo Jiménez Burillo, Marie-Paule Vial

Asistente al comisariado: Leyre Bozal Chamorro

Coordinación: Irene Núñez González, Blanca de la Válgoma

Registro: Irene Núñez González

Dirección de montaje e iluminación: Pedro Benito Albarrán.

Diseño y gráfica: Jesús Montero y Asociados.

Restauración: Gema Álvaro, Nieves Peñalver y Marisa Villamón

Realización del montaje: Feltrero División Artes S.L.

2

Los textos, son resúmenes que he realizado de los excelentes escritos descriptivos que acompañan la muestra. Solo he agregado algún dato menos (completar nombres o fechas de nacimiento y muerte.

Continua en la 2nda parte (en preparación)

 

Publicado por

hugoklico

Arquitecto. Argentino/Español. editor. distribuidor de libros ilustrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.