Sociedad de Arquitectos. Zona Norte. Conferencia «Salvar al Palacio Belgrano».

S

Martes 27 de Octubre de 2020 – 18 hs Arg / 22 hs Esp

Arq. Hugo A. Kliczkowski Juritz

Arq. Matías Gigli

Diseñadora Gráfica Victoria Belgrano

Sr. Marcos Belgrano

Agradezco a la arq. Susana Rossi, al arq. Matías Gigli, al presidente de la Sociedad de Arquitectos Zona Norte arq. Carlos Guntin y al arq. Damian Rosemberg por su amabilidad en invitarnos a participar de este encuentro, así como a todos los que están participando.

Voy a hablar del Palacio Belgrano, tomando como referencia lo que hemos realizado con el Parador Ariston.

No tanto por su importancia arquitectónica, sino justamente por lo contrario, por el desinterés, la desidia y el abandono que sufren actualmente.

En un intento que se establezca un debate permanente que evite la resignación.

Estas fotografías corresponden a su estado original,

El 22 de Octubre de 2018, el escritor y arquitecto Gustavo Nielsen hacía una narración cronológica en su sección “Desde el Balcón”, citando a Italo Calvino (1923 – 1985) de su libro “El camino de San Giovanni”.

Foto del Parador Ariston en la época
de su inauguración

En ella dice

“Si entonces me hubieran preguntado qué forma tenía el mundo, hubiera dicho que era en pendiente, con desniveles irregulares, con entrantes y salientes, y por eso siempre me encuentro de alguna manera como en un balcón, asomado a una balaustrada y veo disponerse a derecha e izquierda, a diferentes distancias, lo que el mundo contiene en otros balcones o palcos de teatro, arriba o abajo, de un teatro cuyo escenario se abre al vacío, sobre la alta franja del mar contra el cielo atravesado por los vientos y las nubes.”

Nos dice Nielsen, que el texto tiene el sino de la poesía.

Lo traigo, porque es indispensable pensar estos temas, separados del mundo real, para aproximarnos al de las utopías, aquel que nos recuerda, que nosotros, estamos en un camino, que aún sin llegar al horizonte, da sentido a su intento.

Estoy recordando lo que Eduardo Galeano mencionaba cuando comenta que el horizonte es ese anhelo de alcanzar lo inalcanzable, la utopía que cuenta en su libro “Las palabras andantes” cuando estando en una mesa redonda, alguien del público pregunta:

-Que es la utopía, para qué sirve?

Y Galeano cuenta que el cineasta Fernando Birri (1925 -2017) contesta:

-“

La utopía está en el horizonte.  Yo me acerco dos pasos y ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar.”

Entonces que tienen en común, el parador Ariston, y el Palacio Belgrano?

A bote pronto, su estado de ruina, la que evidencia cierta ruindad, de las autoridades, de la sociedad, de todos y de cada uno.

Mientras escribía estas líneas, para hablarlo con ustedes, pensaba el enorme esfuerzo, que se hace para salvar en forma individual el patrimonio que está en peligro.

Sería más lógico, que hubiera leyes que protegieran el patrimonio común, que no premiaran los actos antisociales. 

Pienso en aquellos que piden que si ocurre un incendio en un bosque, no se permita construir por 60 años. 

Las acciones intencionadas o las decidías que dañen un bien de la comunidad, especialmente si está protegido, debería ser denunciadas y castigadas muy duramente.

A la muerte prematura del arquitecto Joaquín Belgrano Villarino con solo 46 años, su viuda Josefina Rawson, vende el Palacio a la familia de Rómulo Otamendi, quien a su vez, luego de la dolorosa muerte de su hija adolescente Estela Matilde lo dona para que funcione como asilo.

De aquella época vienen los nombres de Palacio Belgrano y Asilo Otamendi.

Su viuda Josefina Rawson, era la hija de Guillermo Rawson que impulsó la creación de la Cruz Roja Argentina​ junto a Toribio Ayerza, en junio de 1880.

El Palacio Belgrano, es en sí mismo, un mojón de la historia en la época que la Argentina, se fue construyendo.

Victoria Belgrano, tiene a su alcance tres valiosísimos baúles, donde hay mucha documentación, dibujos, cuadernos, notas, y objetos de Joaquín Belgrano y su hijo el arquitecto Mariano Rómulo Belgrano (1888 -1933).

Este recorte proviene de una de sus búsquedas.

Aquí vemos a:

Joaquín Belgrano Villarino (1854 – 1901), junto a 3 colegas.

Una forma de ubicarnos en aquellos tiempos, en que surgían cambios importantes como la creación de la Escuela de Arquitectura, la creación de la Sociedad de arquitectos, los cambios en la formación y colegiación de los arquitectos en la Argentina, es hablar de este recorte que pone “…de una destacada generación de arquitectos”.

A su derecha Pablo Hary (1875 – 1956)

Formó el estudio Lanús-Hary, que con planos del arquitecto francés René Sergent (1865 – 1927) –quién nunca visitó ni conoció Buenos Aires, realizaron las residencias Sans Souci en Victoria (para Carlos de Alvear), el palacio de Bosch-Alvear (actual residencia del embajador de los EEUU), el palacio de Errazuruz-Alvear (sede del Museo Nacional de Artes Decorativas), La Aduana de Buenos aires o la sede del Club del Progreso en la calle Sarmiento.  

Bazar Dos Mundos ex Casa Moussion

Le sigue a la derecha de Hary, Emilio Huge (1863 – 1912)

Que realizó entre otras obras 

El teatro San Martín (antiguo Teatro Odeón)

El Hotel Savoy y 

El Casino en la provincia de Tucumán (junto a Vicente Colmegna

La casa Moussion (Bazar Dos Mundos)

La Casa matriz  del Banco francés del Rio de la Plata. y varias sucursales.

Un comentario sobre el Arq. Vicente Colmegna (1877 – 1941)

Fue socio no solo de (Louis) Emile Hugé, sino también de Robert Charles Tiphaine (autor de la confitería el Águila). 

Como tenía su título de arquitecto, firmaba tanto por Hugé como por Tiphaine que no tenían título homologado en la Argentina.

Estación Constitución en Buenos Aires
Estación de Plaza Constitución

Y al final de la foto Paul Bell Chambers (1868 – 1927)

Fue presidente de la SCA en 1908, 1909 y 1913, cuando regreso a Londres, la SCA lo nombró Corresponsal en la Capital Inglesa. 

Realizó obras como la tienda Harrods

La Casa Central del Banco Boston

La ampliación de la Estación de Plaza Constitución 

y obras civiles y estaciones vinculadas a los ferrocarriles ingleses.

Cuando diseñábamos esta charla con la arquitecta Susana Rossi, acordamos que les contaría el proceso que seguimos con el Parador Ariston para conseguir que fuera declarado Monumento Histórico Nacional, y que explicara en que estamos con el Palacio Belgrano (asilo Otamendi).

Onlybook,es/blog

Hugoklico.blogspot.com (1)

El 4 de marzo de 2017, hace ya 3 años y medio, escribí en mis blogs un extenso artículo donde daba todos los detalles y las circunstancias del parador. 

Tuvo más de 11.000  visitas.

Fue muy útil, porque sirvió como referencia para realizar todo tipo de gestiones para interesar a mucha gente. 

Entre otras cosas, sirvió de base a la propuesta que la Senadora nacional Marta Varela elevara al Senado Nacional para conseguir la media sanción..

 Inauguración del Parador el 11 de febrero de 1947

Hicimos una página en Facebook, explicando que deseábamos protegerlo de una demolición, dado su estado ruinoso.

Recibimos muchos comentarios, alguien escribió en la página de Facebook:

–  si no era más lógico dar de comer a una criatura que recuperar una obra. 

Respondí 

– que no podía estar más de acuerdo, no podía imaginarme destinar recursos del estado en recuperar una obra abandonada, a costa del hambre de un niño, o cualquier persona. 

Pero, hice esta salvedad, que la ideología que deja abandonado un patrimonio, es la misma que despoja de sus derechos a los más débiles. Que había un hilo conductor entre ambos, aquel que despoja de alimentos, al que despoja de memoria a lo que es un bien histórico y patrimonial.

Planta del parador Ariston

En otra oportunidad, me preguntaron que ganaba con esta acción. 

Aquí lo tuve más fácil, le dije que si cada uno, hiciera algo, que sirva para construir en lugar de destruir, y eso lo hicieran millones de argentinos, tendríamos seguramente otra Argentina.

Hace pocos días me preguntaron desde el gobierno municipal lo mismo referido al Palacio Belgrano 

Me dijeron 

“La verdad es que no entiendo que tienen que ver ustedes con el Otamendi, y para que quieren hacer esto.

La idea de cuestionamiento de nosotros mismos que hace Italo Calvino, la utopia de Birry, y esta charla tienen que mucho en común.

Comenzaré por el principio.

Revista «Nuestra Arquitectura»

El Aristón es un ícono fiel de la arquitectura moderna en la Argentina, 

Como la casa del Puente de 1945, obra del arq Amancio Williams (1913-1989), sobre un lote de 2 hectáreas limitado por las calles Matheu, Funes, Saavedra y Guido.

La Casa del Dr. Curutchet de Le Corbusier (1887-1965) y Amancio Williams, en La Plata.

El edificio «Terraza Palace» de 1957 en  Mar del Plata de Antoni Bonet (1913-1989) ubicado en el boulevard marítimo calle Patricio Peralta Ramos 5659.

Fotos cedidas por los vecinos
de Playa Serena

En marzo del 2017, escribí un artículo “Una ruina moderna”

En el parafraseaba al historiador Peter Blake que en su libro “The Master Builders” (1976) decía 

«que la grandeza de una obra y de su arquitecto se resume en esas dos cuestiones, cuanto ha influido en sus contemporáneos y cuan visible es la huella que ha dejado en su tiempo”.

«Hay obras que se transforman en iconos de la arquitectura, ya que tienen “per se”, la fuerza necesaria para influir en el entorno físico y cultural, sea cercano o lejano».

De pronto, hay lugares donde las personas y sus acciones, los objetos que realizan y construyen transforman el lugar en un sitio especial.

En ese artículo agregaba,

Así como las acciones inmateriales se recuperan con las historias que se cuentan y escuchamos, cuando son edificios, las historias se construyen de manera  más compleja, son historias que hemos creado entre todos y son los edificios los que nos dan pistas de esas historias, donde hemos vivido y compartido distintos momentos.

cuando funcionó como café Bar «Bruma y Arena»

Hay un edificio, el Parador Ariston, del que podríamos estar orgullosos, ya que es parte de nuestra historia, de nuestra historia colectiva. Su “huella” es parte de nuestra identidad como un valor sustantivo que conforma el patrimonio cultural común, por eso nos duele el estado de abandono al que está sometido, al que lo hemos sometido.

Debemos cuidarlo y evitar que desaparezca. 

Porque hay un riesgo, cuando desaparecen, las historias también desaparecen.

Les cuento el camino que recorrimos desde marzo del 2017 hasta que fuera declarado Monumento Histórico Nacional el 20 de Noviembre de 2019, 2 años y 8 meses.

El parador Ariston, no solo es un recordatorio de lo que estuvo bien y lo que banalizamos, de lo que pudo ser y no fue, es lo que como país dejamos de ser, recuerda muchas tareas inconclusas, muchas acciones erradas y equivocadas que condujeron a su abandono.

No solo es un edificio más que está en ruinas, nos recuerda a las acciones que fueron comenzadas, pero luego fueron abandonadas, como la ayuda al mas débil, tanto a personas a sus bienes, a lo privado y a lo público,

Son recuerdos que nos muestran en un espejo, lo que dijimos que no queríamos ser, pero que de alguna manera lo somos, pero todo puede cambiar, y cambiar para mejor.

Las campañas que se hicieron en medios periodísticos nacionales y del exterior, en redes sociales, en charlas, fue para concientizar sobre un hecho claro, somos de alguna manera lo que hacemos, y de la manera que lo hacemos.

Sus autores

Carlos Coire (1914-2006). tenía 33 años

Entre 1958 y 1962 fue Decano de la Facultad de Arquitectura de la UBA. encargó el proyecto y ejecución de la ciudad Universitaria.

Vicedecano y profesor titular la Universidad de Morón.

Trabajó con Antonio Bonet (1913~1989), Juan Kurchan (1913~1972), Jorge Vivanco (1912~1987), Marcel Bauer (1902~1981), Eduardo Catalano (1917~2010), Horacio Caminos (1914~1990), Horacio (Hirsz) Rotzait (1915~2006) y Oscar Crivelli (1916~1977), entre otros arquitectos.

En 2005 publicó El hombre y su obra, un libro dedicado a Eduardo Sacriste (1905~1999).

Fue vicepresidente de la SCA y dirigió la revista.

Por su labor docente lo llamaban “maestro de maestros”.

Eduardo Catalano (1902 – 1981) tenía 45 años

Becado por la Universidad de Pensilvania y Harvard, fue invitado por el decano fundador Henry L. Kamphoefner, quien reunió un grupo muy especial, que fueron  pioneros en el campo de la arquitectura moderna, como George MatsumotoMatthew Nowicki . I. M. PeiPhilip JohnsonPaul Rudolph Eduardo Catalano.

Entre sus profesores figuraron Walter Gropius y Marcel Breuer.

Dirigió la escuela de diseño de Raleigh en Carolina del Norte. es en esa ciudad donde construyo la famosa casa Raleigh o Catalano House, que fuera elogiada por Wright, quien escribió

«Es refrescante ver como la idea de refugio es tratado en esta casa de Eduardo Catalano” -sabemos que el amigo Frank no era muy afecto a prodigarse en elogios al trabajo de otros arquitectos

Escribe el arq. Eduardo Sacriste en su libro Usonia, editado por la editorial Nobuko:

“….Así, para Wright un edificio debe ser algo más que un local para “meterse adentro”. La Obra debe dar la sensación de cobijar. A este respecto, no deja de ser sintomático que Wright, que fuera tan avaro y sarcástico con sus juicios, haya elogiado la casa del arquitecto E. Catalano en Raleigh, , señalando su complacencia porque alguien, al menos, hubiera creado una nueva sensación espacial”. Adjetivada como la casa de la década,

Marcel Breuer (1902 – 1981) tenía 45 años

Aqui lo vemos sentado en su famosa silla Wassily.

Se formó en la Bauhaus, con GropiusPaul Klee y Johannes Itten.

Luego fue su vicedirector durante 11 años.

Trabajo con Pierre Chareau.

Solo como una pequeña referencia de todas sus obras, quisiera mencionar su Proyecto del nuevo edificio de la Unesco en Paris junto a Pier Luigi Nervi Bernard Zehrfuss, el Centro de Investigación de IBM en La Garde, Francia, o  el Museo Whitney de Arte Americano con el arq Hamilton P. Smith.

Exiliado en Harvard da clases en la Universidad junto a Gropius..

Marcel Breuer recibe en 1968 la medalla Thomas Jefferson por su contribución como arquitecto al bien común, y la medalla de oro de la AIA (American Institute of Architects).

Duele decirlo, pero tenemos aun en pie, el único edificio de Marcel Breuer en Latinoamérica, esta en la Argentina, en Playa Serena a 15 km de Mar del Plata..

No lo hemos cuidado, ni el propietario Ángel Donsini a quién nadie ha obligado a hacerlo, ni la comunidad, ni las Instituciones y está en un estado ruinoso.

Hoy está declarado Monumento Histórico Nacional.

¿Por qué no lo cuidamos, porque no lo ponemos en valor?.

 Esta es la historia contada por Carlos Coire.

«Almorzábamos todos los días en un restaurante de Carlos Pellegrini al 600. 

En esos momentos habíamos recibido con Catalano el encargo de una obra, de modo que mientras comíamos, no podíamos evitar hablar de ella, quedando Breuer fuera de la conversación».

«En un instante determinado, al cruzar nuestras miradas con Catalano, adivinamos que teníamos el mismo pensamiento: ¿Y si lo invitáramos a Breuer a trabajar con nosotros en la obra?»

«Se lo propusimos y aceptó entusiasmado».

«Le explicamos el tema: Un parador para una playa de Mar del Plata, destinado a confitería por la tarde y «boîte» con pista de baile por la noche, y que debía estar funcionando en cuatro meses».

«Se quedó mirando un punto fijo, y luego desplegó una servilleta en la mesa y en ella dibujó el trébol del Ariston, aclarando: «Se necesita entonces, un gran perímetro para favorecer las visuales al mar durante el día, y por otra parte lograr que de noche, las miradas se dirijan a la pista de baile».

Acciones que se realizaron 

Se hicieron muchísimas tareas de difusión. 

– Notas en revistas,

– Pedido de firmas en change.org (juntamos más de 21.500 firmas), 

Se realizaron entrevistas y publicaciones en medios de prensa nacionales, como Clarín, La Nación, Página 12, El Marplatense. 

Fue muy importante la publicación de jun suplemento de 4 páginas en el influyente periódico The New York Times . Fue posible porque se cumplían los 100 años de la Bauhaus, y le dedicaron un suplemento.

Me contactó ujn periodista del NYT afincado en Londres, para que le explicara sobre el Ariston.

Me dijo que harían un suplemento con motivo de los 100 años de la Bauhaus.

Le dije que encantado, y a medida que me enviaba preguntas y avanzábamos en el tema, se interesó mucho por el Parador, al punto que puso varias fotos, una de ellas a media página.

Lo comprendieron y pusieron su foto en media página y hablaron mucho de él, en parte publicando mis comentarios y la amabilidadde mencionarme

Contemporáneamente el Parador Ariston ocupó un sector en la exposición que se realizó en Junio de 2018, en el  Museo de Arte Decorativo de Buenos Aires.

Esa fascinante exposición, fue el comienzo de su gira mundial. Tuve el enorme placer de verla en sus últimos días.

Realizamos conferencias como la del Lunes 9 de diciembre de 2019 que denominamos » Identidad Patrimonial en Riesgo».

Fue convocada en la icónica casa Sobre el Arroyo. del arquitecto Amancio Williams.Gracias a la gentileza de Magali Marazo, que actualmente está abriendo el Pliego de Licitación y presupuestándolo para asignarlo a la empresa constructora su rehabilitación.

Participé junto a los arquitectos Gustavo Nielsen Guillermo de Diego, moderado por la Lic. Celina Artigas . 

Finalmente el 20 de Noviembre de 2019, el Senado y la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, declaran “Monumento Histórico Nacional” al Parador Aristón por ley 12.665.

Palacio Belgrano (ex asilo Otamendi)

Quizás por esa inercia, de ver que las cosas que uno desea, y que son razonablemente justas, si se actúa con perseverancia, con mucha perseverancia se consiguen, puse mi interés en el Palacio Belgrano.

A raíz de la difusión que se le dio a lo que hicimos con el Parador Aristón, y que figura en las páginas de Internet, las vio Victoria Belgrano y me escribió, luego de una interesante conversación acordamos intentar salvarlo juntos.

Esta abandonado a su triste destino desde hace muchas décadas. reiteradamente vandalizado e incendiado, seguramente intencionadamente como lo fue también su obra Las Hormigas.

Luego Victoria me presentaría a su tío Marcos. 

Y entre tantos amigos que se fueron sumando, lo hizo Matias Gigli.

Gente valiosísima, inteligente y con la mejor de las disposiciones.

Ellos participan en esta conferencia y luego los podremos escuchar.

En Septiembre del 2019, había puesto en mis blogs un relato lo más completo posible, con datos y referencias sobre el Palacio Belgrano, que a la fecha ha recibido más de 2500 visitas.

Estamos ante dos temas que en forma individual llamarían la atención, pero juntos lo transforma un hecho histórico-arquitectónico relevante. 

Lo es la obra y lo es también su arquitecto.

Es un Palacio, ecléctico, con algunos tics del centro y norte de Europa, lo cual no sería extraño dado la formación de Joaquín Belgrano en la escuela de Beaux Arts de Paris.

Se lo reconoce a la distancia, ya que el edificio posee una espléndida torre, es sin duda una obra pionera del eclecticismo argentino (que se nutre entre otros del renacimiento alemán).  

Está implantado en una zona de Buenos Aires, donde los ascendientes de Joaquín y su familia política lo transformaron en un lugar especial.

En allí, en San Fernando donde decide hacer su casa familiar.

Para darle una voz coral, y que tuvieran participación vecinos del lugar y gente que simpatizara con la causa creamos la Asociación Amigos del Palacio Belgrano.

El Palacio fue diseñada por éste excelente arquitecto, quien fuera definido como “Uno de nuestros artistas más geniales” en la revista Técnica de Arquitectura de la SCA (Sociedad Central de Arquitectos), redactada por los reconocidos arquitectos Eduardo Le Monier y Bartolomé Raffo.

Casi todos los arquitectos que acompañaron a Joaquín Belgrano, en sus actividades están vinculados a los mejores edificios que existieron y muchos aún existen en diferentes ciudades de la Argentina.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 41%2Ble%2Bmonnier.jpg

De Le Monnnier son la sede social del Yacht Club Argentino, que se encuentra en uno de los espigones de la Dársena Norte, en Puerto Madero.

El Palacio Fernández Anchorena, hoy sede de la Nunciatura Apostólica.

El Jockey Club de Rosario, y varios por no decir todos los edificios de los hermanos Bencich.

Solo por mencionar algunas obras del arquitecto Alejandro Christophersen como

– El Café Tortoni

-El Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez

– La residencia Unsué

– la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Christophersen, 12 años menor que Joaquín, a quien conoció íntimamente ha trazado de él un retrato de singular relieve:

“Belgrano era un erudito y un artista. Su prematura muerte le impidió realizar obras de aliento para las cuales no le faltaba talento y preparación”.

No estamos ante cualquier arquitecto, sino que siguiendo la línea de su antecesor, Manuel Belgrano, Joaquín como sobrino bisnieto del prócer de la patria, el mismo fue un prócer en su profesión.

Muy joven, en 1881 con 23 años presenta con éxito la tesis exigida por la Facultad de Matemáticas mediante resolución especial de 1877. Su título fue el séptimo otorgado en la Argentina.



Alejandro Christophersen

Ese año fue nombrado secretario del Consejo de Obras Públicas y posteriormente se desempeñó como jefe de la Sala de Dibujo, Ingeniero de Segunda Clase, Ingeniero de Primera Clase, además de otros cargos.

En 1894 con 40 años fue nombrado Primer Inspector General de Arquitectura, cargo en el que continuó desempeñándose al crearse el MOP de la Nación.

Ha realizado  toda su carrera en muy pocos años, ya que fallece en un viaje que realiza a Paris en 1901 con 46 años.

Es uno de los primeros profesores de la recién creada facultad de arquitectura.

El 18 de Marzo de 1886, con 32 años fue socio fundador de la primera Sociedad Central de Arquitectos de Buenos Aires, junto a arquitectos de renombre como Juan A. Buschiazzo Ernesto Bunge.

Casco estancia Las Hormigas

En 1895 es uno de los tres consultores contratados para dar a conocer y explicar los planos presentados por el arquitecto Victor Meano cuando ganó el concurso para realizar el actual Congreso Nacional. Lo acompañan profesionales de la categoría profesional de Juan Buschiazzo y Jacques Dunant.

Buschiazzo, que diseñó la Avenida de Mayo, realizó el mercado Spinetto, el actual Centro Cultural de la recoleta, el pórtico de la recoleta, y la residencia La Inmobiliaria entre tantas y tantas obras emblemáticas.

Es en ese entorno que Joaquín entre sus 35 obras catalogadas diseña y construye el Palacio que lleva su nombre, por lo que no debiese llamarse asilo Otamendi.

Ante la falta de materiales de producción nacional, el edificio fue construido con Pizarra y Vitrales importados, escaleras de mármol biselado de Carrara, pisos de Roble de Eslovenia, pisos Venecianos de colores ocres y bordó, que formaban figuras con una guarda perimetral.

A la izquierda del acceso, un mural azul y blanco recrea un paisaje de Ámsterdam (Países Bajos|Holanda).

En las paredes lucían vitrales franceses con figuras geométricas y reminiscencias medievales.

Todos los baños contaban (antes de los reiterados saqueos) con artefactos importados. 

En el sector ubicado sobre la calle Belgrano, estaban las caballerizas y la vivienda de los cuidadores, donde había un molino de viento.

En la parte opuesta a la entrada, Joaquín construyó una capilla de líneas simples que contenía un altar de mármol de Carrara, los pasos del Vía Crucis y un antiguo confesionario de madera. … tenía varias cruces en madera con la figura de Jesús en bronce

El 6 de diciembre de 2017, se incendió parte de la estructura del Palacio Otamendi. (El sereno que vigilaba el lugar declaró que se habían metido “ocupas” y le habían prendido fuego”.

El predio ocupa casi toda la manzana. Sus líneas se asemejan a un castillo. Su torre y sus techos de pizarra negra le otorgan un aspecto romántico al exterior del edificio.

Hermosos vitreaux que por suerte se conservan intactos… y un órgano con teclas de marfil… 
En el primer piso encontramos un consultorio odontológico con un sillón profesional, que data del año 1890 por lo que es de suponer que el consultorio siempre estuvo en el palacio.
El predio parquizado todavía conserva una gran variedad de plantas y frondosos árboles.

Es nuestra responsabilidad poner en valor este Palacio, de quien realizara 

– La Iglesia de San Juan

– La iglesia de Santa Lucía

– El primer edificio del Banco Español, 

– Varias bóvedas en el cementerio de la Recoleta

– Numerosísimas viviendas particulares como las de Juan BlaquierGuillermo WhiteRodriguez Larreta

– La casa principal de la estancia Leonardo Pereyra, hoy Escuela Vucetich

– Asi como la Escuela Normal Mixta

– El Centro de desarrollo infantil y atención precoz en la Provincia de Santa Fé

– La Escuela normal mixta en Mercedes, entre otras obras

Murió en Paris en 1901, estando aún en funciones como Inspector General de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas. 

Fue un hombre de una cultura acentuadísima, poseía una de las más nutridas colecciones de libros de arquitectura existentes en el país, con más de 5000 títulos, era considerado un erudito por sus pares.

El Palacio Belgrano, merece, un esfuerzo para ponerlo en valor, como justo homenaje a su creador.

Hemos promocionado el Palacio a través de Change.org, juntando a la fecha cerca de 3.700 firmas.

Viernes 16 de Octubre de 2020

El viernes 16 de Octubre, la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y el Municipio de san Fernando celebraron un convenio para que la comuna reciba la custodia del Palacio Belgrano (asilo Otamendi).

En las páginas de El Diario digital de Zona Norte, se lee 

– que la idea del Municipio es poder restaurarlo para que allí se realicen actividades culturales y educativas.

Entre las premisas acordadas están la realización de obras estructurales respetando sus características y conservando el espacio verde.

El acuerdo fue firmado por el Intendente de San Fernando, Juan Andreotti, el presidente de la AABE Martín Cosentino y su vicepresidente Juan Debandi.

Ante el diputado provincial Matías Molle,, la directora de Despliegue Territorial Carolina Albano, funcionarios y concejales.

Esta es penúltima foto, ya que la última será cuando este puesto en valor. 

Han dicho y hemos escuchado: Estamos dando en custodia esta belleza arquitectónica, patrimonio cultural para que el Municipio pueda restaurarlo.

Han dicho y hemos escuchado: El intendente tuvo la voluntad de hacerse cargo para que todos puedan disfrutarlo y puedan desarrollarse actividades para la comunidad.

Han dicho y hemos escuchado: En su parque de 5000 m2 que podrán recuperar el casco de San Fernando y donde puede haber proyectos educativos y culturales para toda nuestra ciudad.

Han dicho y hemos escuchado: Hoy los recursos de los argentinos vuelven a ser de todos los argentinos.

Han dicho y hemos escuchado: Es muy importante que los bienes del Estado puedan ser administrados estratégicamente en función del bienestar de la comunidad.

Han dicho y hemos escuchado: Pensamos que era fundamental recuperar un lugar que podía tener múltiples usos vinculados a la educación, la cultura y el bienestar de la comunidad.

Desde 2016 el Palacio es considerado Patrimonio Cultural y Arquitectónico.

Creo en todo lo que he leído y escuchado, pero dejo una inquietud, como tengo 72 años, espero que no pasen 54 años más, ya que tengo muchos deseos de verlo hecho realidad.

Los políticos deben volcarse a resolver los problemas y volcarse a los ciudadanos. Una democracia vigorosa lo es cuando tiene una sociedad poderosa atenta que controla.

Desearía comprometer a la Sociedad de arquitectos, a sus miembros y los que están escuchándonos a controlar activamente todo lo dicho por las autoridades municipales, para que no sea una materia pendiente.

Muchas gracias por vuestra atención.

Carta de adhesión de la Sociedad central de arquitectos a la Asociación Amigos del Palacio Belgrano

Notas

1

Publicado por

hugoklico

Arquitecto. Argentino/Español. editor. distribuidor de libros ilustrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.