Palladio + Scamozzi arq. El teatro de la vida. Parte VII

Estudio Palladio, Scamozzi arquitectos



La Rotonda

A la Villa Rotonda, se la conoce también por el nombre de sus propietarios, así se llama Villa AlmericoVilla Capra o Villa Capra-Valmarana.

Su planta es redonda, inscrita en un círculo perfecto, y éste dentro de un cuadrado.

Es una composición simétrica con un pórtico clásico de templo delante de cada fachada

Al conocerla y visitarla por fuera y por dentro Goethe (1749-1832) impresionado por lo que le pareció un templo clásico, escribió en sus diarios de viaje:
“quizá la arquitectura nunca haya alcanzado mayor altura desde entonces”.

Al proyectar un edificio que hace un homenaje al clasicismo es al mismo tiempo profundamente renovador. Palladio consigue una perfección con la armonía en el encuentro de sus partes, una obra que es además de racional, extremadamente sensual, dicho en el sentido más amplio que podamos dar al término.La luz, es un material más, ilumina su interior, creando espacios delicados y perfectos.

No puede existir ninguna exposición que se realice sobre la obra de Palladio, donde no esté presente su obra referencial: La Rotonda.

En enero 2009, La Royal Academy of Arts, realizó una gran exposición. 

No es una casualidad, que se realice en Inglaterra, quizás allí fue donde más impacto tuvo su arquitectura.
La sede, una antigua mansión Palladiana que perteneció a Richard Boyle (1694-1753) tercer conde de Burlington, quién junto a Iñigo Jones (1573-1652) fueron los primeros introductores de Palladio en su país.
Este Aristócrata, fue arquitecto, así como el más importante mecenas de William Kent (1685-1748) quien también era arquitecto, paisajista pintor, decorador y gran admirador de Palladio.
Otro seguidor de Palladio fue el 3er presidente de los EEUU Thomas Jefferson (1743-1826), quien gustaba de llamarse arquitecto aficionado, (varias veces escuche esta tontería, como si se otorgaran esos títulos!!!), que se inspiró en” Los cuatro libros…”  para construir entre otros su residencia de Monticell (Virginia), en un estilo neoclásico.

Además de exposiciones se programaron visitas “a obra”. 
En el siglo XVIII  se organizó el “Gran Tour”, una visita a Italia, para que los arquitectos ingleses conozcan en detalle entre otras, la arquitectura de Palladio.

Ayudó en esa difusión su “Vitruvius Britannicus” (1715), una obra importante para el palladianismo en el Reino Unido.

Chiswick House 1727-9

Hubo ejemplos  referenciales como el castillo de Mereworth en el condado de Kent (1723/25) asi como la obra de Lord Burlington (1694-1720) con Chiswick House en Londres.
Recuerdo cuando fui a visitarla una frase que leí de la obra “demasiado pequeña para habitarla, demasiado grande para llevarla en el llavero”. 
Está a pocos kilómetros a la salida de Londres.

Castillo de Mereworth en Kent. Grabado por H Hulsbergh 1722/24

Colen Campbell (1676-1729) diseñó y Nathaniel Ireson (1685-1769) construyó la mansión Stourhead entre los años 1721 y 1725. Debido al incendio de 1902, fue reconstruida y en 1946 fue donada casa y jardines al National Trust.

Sus imitadores trataban de copiar en todas formas y en distintas situaciones las normas de Palladio, normas que el mismo Palladio se las salteaba genialmente  cuando lo creía conveniente, como en el palazzo Thiene, en Vicenza, la Villa Barbaro, en Maser, o la maravillosa iglesia de San Giorgio Maggiore, en Venecia.

En la exposición estuvieron expuestos antiguos ejemplares de sus libros “Las Antigüedades” y por supuesto «Los Cuatro Libros de la Arquitectura», uno de ellos en una edición rusa, pues su influencia llegó hasta la corte de Catalina la Grande (1729-1796).

Acompañaban la exposición, pinturas de Tiziano, el Veronés y El Greco,  que pintó el que se considera es un retrato de Palladio.Para El Greco (Doménikos Theotokópoulos (1541-1614) la arquitectura ocupaba un lugar muy especial, su biblioteca tenía gran cantidad de volúmenes dedicados a la arquitectura con apuntes realizados por él en el margen de los mismos, e influyó para que hijo Jorge Manuel (1578-1631) hiciera la carrera de arquitecto.

El joven Doménikos quedó cautivado a su llegada a Venecia, por  Jacopo Sansovino (1485-1570) especialmente por su reordenación de la Plaza de San Marcos así como responsable de la construcción del Campanile, fascinación que también tuvo con Sebastiano Serlio (1475-1554) y sus textos en “los 7 libros de la arquitectura” excelente prólogo de la arquitectura manierista y por sobre todo y sobre todos Andrea Palladio de quien escribiera que era “el más grande arquitecto del siglo”.

Vista aérea Castillo Mereworth en Kent, diseñado por
Campbell en 1723/1725

En sus fondos, El Greco, utilizó las nociones que Andrea vertiera en sus “Los cuatro libros…”. O llegó a conocerlos o le llegó toda esta información por intermedio de Daniele Matteo Alvise Barbaro (1514-1570), quien –recordémoslo-, había traducido al italiano “De architectura” de Vitruvio, con ilustraciones de su más que amigo Andrea Palladio.(3)
Allí, se puede leer “que la arquitectura, es una ciencia del espíritu, a diferencia de las artes mecánicas, a las que denominaba “serviles o manuales”.
Es la arquitectura o el “arte del diseño constructivo”, que está íntimamente vinculada a las disciplinas clásicas como la gramática, retórica, dialéctica, aritmética, geometría, astronomía y música. Muchas de estas conclusiones, están escritas con notas manuscritas en el volumen que El Greco adquirió en Venecia, con los textos de Daniele.
Indaguemos un poco en el término Renacimiento
Andrea Palladio, vivió en el período llamado Renacimiento, período que navega entre la edad Media y los inicios de la edad moderna.

Un momento especial en el campo de las artes y la arquitectura, ya que es cuando se produce el regreso a los valores de la cultura grecolatina, reivindicando elementos de la cultura griega y romana.Andrea vivió en una sociedad que pasó de la visión rígida del Medioevo que se basaba en la creencia religiosa de que todo era dirigido por un dios único y poderoso (teoría denominada teocentrismo) al llamado antropocentrismo, donde el centro es el ser humano.

La Escuela de Atenas de Rafael Sanzio

El alto Renacimiento ocupa los últimos años del siglo XV y las primeras décadas del XVI, y el bajo Renacimiento menos definido en el tiempo se lo divide en el Manierismo, el Barroco y el Clasicismo. Alto y Bajo indican cual estaba en auge y esplendor y cual en fase decadente. 

Cuando se habla del alto Renacimiento se habla de la cumbre del Renacimiento, que provocó una renovación en el campo de las artes, y las ciencias.Como referencias históricas se toma el descubrimiento de América en 1492 y el Saco –saqueo-  de Roma en 1527 (cuando las tropas españoles, alemanes e italianas saquearon Roma y el Vaticano) y como hitos artísticos se consideran “La última cena” de Leonardo da Vinci (1495-1497) y como culminación el año de su muerte en 1519, la muerte de Rafael Sanzio en 1520 o la obra cumbre de Miguel Ángel, “la capilla Medicea” ente 1520 y 1534.

Vista aérea de Vicenza

Con respecto al término Manierismo, recordemos que inicialmente era un término despectivo pues se designaba así, a los artistas carentes de originalidad, que pintaban o esculpían “alla maniera di” Miguel Ángel o Rafael.
Quizás debido a ello Tintoretto proclamaba en un rótulo arriba de su taller: usar «el color de Tiziano y el dibujo de Miguel Ángel» – esta anécdota no pude verificarla.-.

Es al arquitecto, pintor y escritor Giorgio Vasari (1511-1574) considerado uno de los primeros historiadores del arte, a quien se le atribuye haber acuñado el término Renacimiento “Rinascita”. Giorgio calificaba al período medieval como “bárbaros”, justificándolo en la decadencia que habría significado el hundimiento del Imperio Romano (al que más tarde se lo calificaría como “Gótico”).

Su cuna y desarrollo fue en la ciudad de Florencia, desde la que se extendió luego por toda Europa.
El historiador y polemista francés Jules Michelet (1798-1874) ubica el término Renacimiento como un concepto más moderno, ya que lo analiza como un período histórico, ubicándolo desde el descubrimiento de América hasta Galileo, otro estudioso, el historiador suizo Jacob Burckhardt (1818-18979), lo ubica entre Giotto y Miguel Ángel, remarcando la aparición de un espíritu individualista, que en la edad Media, se había limitado y perseguido.

Es interesante la postura de Jacob que pensaba que lo más importante de una obra son las preguntas que realiza el historiados, y una de ellas se refiere a los motivos por los cuales en el Renacimiento surge una inmoralidad en la política, y como consecuencia de ella, el surgimiento de un individualismo junto a estados que se despreocupan de él.

Tratando de simplificar el tema, podemos acordar que desde un punto de vista histórico el Renacimiento marca el inicio de la edad Moderna y fijándolo entre 1492 (descubrimiento de América) y 1789 (la revolución francesa), y en el campo de la cultura, el Renacimiento ocupa los siglos XV y XVI y el Barroco  XVII y XVIII.

El Quattrocento (1400)  tuvo su centro en la Florencia de los Medici, y el Cinquecento (1500) en la Roma de los papas.
Otras consideraciones que podemos hacer son de geopolítica,  ya que en Italia el territorio se dividió entre ciudades-estados, entre repúblicas como Florencia o Venecia, y estados monárquicos como Milán y Nápoles además del dominio papal en Roma.

El ascenso de una élite económica patrocinó la cultura y el arte, el acceso a la educación fue más accesible, el debate intelectual se favoreció con la creación de universidades.
Podemos hacer un listado de los más importantes artistas del «Quattrocento» y «Cinquecento» (el listado da escalofríos) sus datos fueron obtenidos de la obra de Giorgio Vasari“Vida de los mejores arquitectos, pintores y escultores italianos”– Vite de più eccellenti architetti, pittori, et scultori italiani, da Cimabue insino a tempi nostri- editado entre  1542 y 1550.

Precursores como Cenni di Pepo Cimabue (1240-1302) maestro de Giotto di Bondone (1267-1337);  Nicolas Pisano (1215/1220-1278/1284) uno de los últimos representantes de la escultura medieval –gótico-; “Brunelleschi” Filippo di Ser Brunellesco Lapi, (1377 – 1446), arquitecto, escultor y orfebre renacentista italiano, reconocido por su trabajo en la cúpula de la Catedral de Florencia. Poseía profundos conocimientos matemáticos y su entusiasmo por esta ciencia le facilitó el camino en la arquitectura, y a la invención de la perspectiva cónica, Sistema de representación gráfico basado en la proyección de un cuerpo tridimensional sobre un plano, líneas que se dirigen al punto de fuga.; Lorenzo Ghiberti (1378-1455) ​ escultor, orfebre, arquitecto y escritor de arte italiano. En 1401, participó en el concurso​para decorar las segundas puertas (puerta norte)​del baptisterio de la catedral de Florencia, resultando ganador, al renunciar al premio ex aequo (con igual mérito) el otro finalista Filippo Brunelleschi. En su taller se formaron MichelozzoUccelloMasolino y Filarete; y uno de los pioneros del Renacimiento. el escultor “Donatello” Donato di Niccolò di Betto Bardi, (1386-1466), artista y escultor italiano, innovador en el tratamiento de los relieves, representando en un mínimo plano una gran profundidad, llamada “stiacciato” (relieve aplanado o aplastado); “Masaccio” Tommaso di ser Giovanni di Mone Cassai (1401-1428) quien fuera uno de los primeros en aplicar a la pintura las leyes de la perspectiva, desarrolladas por Brunelleschi; Leon BattistaAlberti (1404 -1472) arquitecto, secretario personal de tres papas –Eugenio IVNicolás V y Pío II-, tratadista, matemático y poeta, también fue criptógrafo, lingüista, filósofo, músico y arqueólogo. Es uno de los humanistas más polifacéticos e importantes del Renacimiento; “Giambellino” Giovanni Bellini (1433-1516), miembro de una familia de pintores: su padre Jacopo, su hermano Gentile y su cuñado Andrea Mantegna. De un estilo colorista, influyó en sus alumnos Giorgione y Tiziano“Bramante” Donato di Pascuccio d’Antonio (1444-1514) introdujo el estilo del primer Renacimiento en Milán y el Alto Renacimiento en Roma; “Giuliano da Sangallo” Giuliano Giamberti (1445-1516) protegido de Lorenzo de Médicis. Su Villa Medicea de Poggio a Caiano, residencia estival de Lorenzo, es desde todo punto de vista, un referente y punto de partida de las obras de Andrea Palladio“El Bosco” Cornelis Cort (1450-1516);  “Leonardo” da Vinci (1452-1519); Nicolás Maquiavelo (1469-1527); Alberto Durero (1471-1528); “Miguel Ángel” Michelangelo Buonarroti (1475-1564); Sebastian Serlio (1475-1554); “Giorgione” Giorgio Barbarelli da Castelfranco (1477/1478-1510) junto a Tiziano y a Giovanni Bellini fueron los iniciadores de la escuela veneciana opuesta al dibujo de la pintura florentina;  “Giorgione” Giorgio Barbarelli da Castelfranco (1478-1510); “Rafael”  Rafael Sanzio (1483-1520) llamado “el divino” -il divo -; “Tiziano” Tiziano Vecellio o Vecelli (1477/1490-1576) pintor, uno de los mayores exponentes de la Escuela veneciana, llamado “el sol entre las estrellas”; “Giulio Romano” Giulio Pippi (1499-1546) alumno de RafaelBenvenuto Cellini (1500-1571) escultor, escritor y uno de los orfebres más importantes del Renacimiento italiano, discípulo de Miguel Angel“Vignola” Jacopo (o Giacomo) Barozzi  (1507-1573); Giorgio Vasari (1511- 1574) a quien se le atribuye haber acuñado el término Renacimiento; “Tintoretto” apodo debido al oficio de su padre, tenía otro apodo “Jacopo Robusti” su nombre Jacopo Comin (1518-1594)  representante de la escuela manierista, precursor del arte Barroco, hizo un dramático uso de la perspectiva y los especiales efectos de la luz. Fue alumno de Tiziano. Realizó sus últimos cuadros para una obra de Palladio, la iglesia y monasterio de San Giorgio Maggiore. Años después de la muerte de Andrea, fueron La última cena (1592-94), Recogida del maná (1594) y La deposición (1592-94). Las dos primeras se encuentran en los muros del presbiterio, y la última en la capilla de los muertos, Paolo Veronese le ayudó a recuperar las obras destrozadas por el incendio en el Palacio Ducal de Venecia. En 1904, la escritora británica Virginia Woolf escribió: “Hasta que no se ha visto a Tintoretto, no se sabe lo que la pintura es capaz de hacer; los “Brueghel” Pieter Brueghel el Viejo (c.1525-1569); “Veronese” Paolo Caliari o Cagliari  (1528-1588); Juan de Herrera de Maliaño (1530-1616); Giordano Bruno (1548-1600); “Lope de Vega” Lope Félix de Vega Carpio (1562-1635); Pieter Brueghel el Joven (1564-1638); Jan Brueghel el Viejo (1568-1625); Jan Brueghel el Joven (1601-1678); “El Greco” Doménikos Theotokópoulos 1541-1614); Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616); William Shakespeare (1564-1616).En ese mundo, sobresalió Andrea Palladio aprovechando de su entorno una capacidad profesional de excepcional calidad. La conceptualizó, con un entendimiento genial al punto de recrearla en un diseño sino superador, tan importante como sus fuentes.

Notas
(3) 
Antonio Illán Illán y öscar González Palencia. El Greco y la arquitectura

Estudio Palladio, Scamozzi arquitectosEl teatro de la vida

parte 1

parte 2

v

parte 3

parte 4

parte 5

parte 6

Publicado por

hugoklico

Arquitecto. Argentino/Español. editor. distribuidor de libros ilustrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.